siguenos facebook

RECORTES¿Qué es la Cetoacidosis Diabética?

Si una persona con diabetes tiene niveles de azúcar en la sangre demasiado elevados (> 300 mg/dl), y no se adoptan las medidas para solucionar esta situación  y controlarla adecuadamente, puede dar lugar a otra situación que puede resultar peligrosa, llamada “cetoacidosis diabética”.

En situaciones normales, las células utilizan la glucosa para obtener la energía que necesitan, lo que a su vez hace que el nivel de glucosa en sangre se mantenga dentro de los valores normales, todo este proceso es posible gracias a que la insulina permite que la glucosa pueda entrar en las células y “quemarse”.

Cuando el organismo no cuenta con suficiente insulina para que la glucosa entre a las células, y estas no pueden utilizar el azúcar para cubrir sus necesidades energéticas, entonces las células comienzan a obtener energía  utilizando las grasas almacenadas en el organismo. Durante este proceso se producen unos ácidos llamados cetonas o cuerpos cetónicos. Cuando la cantidad de cuerpos cetónicos se va acumulando y su concentración se va elevando en la sangre, se corre el riesgo de que se produzca una cetoacidosis, con incremento de la acidez del plasma sanguíneo.

La situación de cetoacidosis generalmente se produce en personas con diabetes tipo 1, aunque no exclusivamente, siendo también posible su aparición en diabéticos tipo 2, generalmente secundaria a una infección..

Si la cetoacidosis no es tratada adecuadamente, la persona puede caer en un “coma diabético” que requerirá hospitalización. La atención  y actuación apropiada ante los signos de alerta pueden evitar un gran problema.

¿Qué puede causar la presencia de cetonas?

Los cuerpos cetónicos generalmente aparecen cuando los niveles de glucemia han estado demasiado elevados durante un tiempo, lo que sucede con mayor frecuencia cuando el diabético abandona su tratamiento, o cuando la persona con diabetes está enferma (gripe, fiebre, infección, diarrea, vómitos,…),  o bajo mucho stress.

Sin embargo, es preciso recordar que la acetona se produce porque las células no pueden utilizar la glucosa como fuente de energía (generalmente por falta de insulina), y en su lugar deben utilizar las grasas. Por lo tanto, en situaciones en las que hay poca glucosa en el organismo (hipoglucemias) también puede haber presencia de cuerpos cetónicos, especialmente si los niveles bajos de glucosa se mantienen o se repiten con mucha frecuencia. Está situación, sin embargo difícilmente causa cetoacidosis, ya que al solucionar la hipoglucemia, las células dispondrán nuevamente de glucosa para obtener la energía que necesitan

    DEPRESION

Entre los factores que desencadenan o predisponen a la cetoacidosis diabética el más frecuente es la infección, que puede afectar del 30 al 40% de los casos de cetoacidosis diabética. Los problemas más frecuentes son la neumonía, las infecciones del tracto urinario y la sepsis (infección generalizada).


En general, la cetoacidosis diabética está presente en un 20-25% de los diabéticos recientemente diagnosticados; aunque es verdad que muchos de los casos tienen lugar en diabéticos que ya están siendo tratados, debido a la ignorancia del paciente y a la falta de comunicación con el médico.

La omisión de la inyección de insulina constituye el factor desencadenante al menos en el 15-20% de los casos de cetoacidosis diabética. Otro 20% de episodios de cetoacidosis se produce en mujeres jóvenes con trastornos psicológicos de la alimentación. Entre los pacientes más jóvenes, una actitud rebelde frente a los padres, con un desajuste del tratamiento insulínico, puede ser también un importante factor desencadenante.

Aunque algunos estudios no han podido relacionar el estrés como factor desencadenante de la cetoacidosis diabética, también es verdad que los modelos de estrés empleados n

o siempre se ajustan al estrés que pueden experimentar las personas diabéticas. Además, tales estudios se llevaron a cabo en pacientes bien controlados. La mayor incidencia de episodios de cetoacidosis diabética durante la menstruación puede reflejar una cierta relación con el estrés “físico”; pero esa relación sería similar con el estrés “psíquico”.

La cetoacidosis diabética se produce por una deficiencia absoluta o relativa de insulina. En particular, la secreción excesiva de catecolaminas que tiene lugar cuando hay alguna enfermedad concurrente, o durante las situaciones de estrés puede reducir, e incluso suprimir, la acción de la insulina y ocasionar la aparición de cetoacidosis.

En resumen, se puede decir que la cetoacidosis diabética se produce por:
P  Déficit absoluto de insulina:
    Inicio de la diabetes tipo 1
   No administrar la insulina en un diabético tipo 1 o tipo 2 que precisa tratamiento insulínico.

P  Déficit relativo de 

insulina:
    Menor dosificación de insulina de la necesaria.
    Situaciones de estrés:
§  Infecciones.
§  Traumatismos graves
§  Cirugía
§  Estrés emocional
    Deshidratación
§  Falta de ingesta adecuada de líquidos
§  Vómitos
§  Diarreas.
    Ayuno prolongado
    Toma de fármacos hiperglucemiantes.

Síntomas de Cetoa

cidosis

Generalmente, la cetoacidosis es una situación de aparición progresiva, que evoluciona y se produce al cabo de algunos días, en los que se observa un paulatino empeoramiento; sin embargo en algunos casos puede desarrollarse con mayor rapidez, especialmente si la persona está enferma, con fiebre, nauseas, vómitos o infección. En el caso en que se presenten vómitos está condición puede evolucionar y desarrollarse en pocas horas.

MALESTAR

Los primeros síntomas de cetoacidosis pueden ser:

  • Exceso de sed y sequedad de boca
  • Orina frecuente y en abundante cantidad.
  • Elevados niveles de azúcar en la sangre (Hiperglucemia).
  • Presencia de cuerpos cetónicos en la orina.
  •  

    Si no se trata esta situación, pueden presentarse otros síntomas, como son:

    • Sensación de cansancio, sueño, debilidad.
    • Falta de concentración, confusión.
    • Piel Seca.
    • Dificultad para respirar (respiración acelerada y profunda).
    • Aliento con olor a fruta (manzana).
    • Nauseas y vómitos.
    • Niveles muy elevados de azúcar en la sangre.
    • Elevados niveles de acetona en la orina.

    falsos mitosLa diabetes es una enfermedad que lamentablemente, y pese a los esfuerzos que se están desarrollando, está creciendo en los últimos años a nivel global: la mala alimentación, el sedentarismo, malos hábitoss de vida, entre otros, son factores que inciden en su aparición.

    No obstante, y a pesar de las numerosas iniciativas desarrolladas en materia de educación social, muchas veces suele haber dudas o mitos con respecto a este desorden metabólico. Con un objetivo meramente informativo, vamos a hacer un pequeño repaso y analizar qué hay de cierto en algunos de ellos, para entender mejor la naturaleza de este problema y saber cómo prevenirla.

    En principio, no es lo mismo la diabetes tipo 1 que la diabetes tipo 2: la primera es una enfermedad autoinmune, que hace que las defensas de la persona que la presenta ataque o destruya las células productoras de insulina, hormona necesaria para la metabolización de la glucosa (azúcar).

    La segunda, la tipo 2,, por su parte, se presenta cuando el cuerpo no puede usar con eficacia la insulina que SI produce, lo que se conoce también como “resistencia a la insulina“.

    En este sentido, hay otra creencia extendida que habrá que revisar: “TODAS las personas con diabetes necesitan insulina“. En el primer caso, es decir, en caso de diabetes tipo 1, sí será necesario suministrar SIEMPRE y DESDE EL MOMENTO DEL DIAGNÓSTICO, desde el exterior y vía inyección subcutánea, la insulina que el cuerpo no produce, no siendo posible el uso de pastillas para su tratamiento; pero en el caso de la Diabetes tipo 2, en un principio, y durante un tiempo más o menos largo, es posible su control con Antidiabéticos Orales (pastillas), lo que en combinación con una vida activa y una dieta adecuada les permita mantener un adecuado control de sus niveles de glucosa en sangre; aunque es posible que, con el paso del tiempo, dichas pastillas pueden dejar de ser efectivas y, es posible que, en un momento dado, sea necesario el uso de insulina.

    Por otro lado, siemali veranopre surge la duda, en relación con la alimentación de las personas con diabetes, sobre los carbohidratos. La mayoría de las veces se cree que hay que suprimir su consumo: si bien es cierto que debe ser controlada la cantidad a consumir, no es cierto que hay que suprimirlos por completo.

    Un diabético, con la dosis adecuada de insulina, o bien con su medicación, puede comer hidratos, tales como lentejas, pan, patata o fruta, que les ayudarán a mantener una adecuada alimentación y el nivel de azúcar en sangre relativamente estable.


    Finalmente, hay otros dos mitos vinculados con la diabetes: uno, que el abuso de azúcares en la dieta de por sí puede ocasionar diabetes, y otro, que la obesidad también es factor determinante. En ambos casos, son creencias a medias: la mala dieta y el abuso de azúcares, en combinación con una predisposición genética puede ser un factor de riesgo, pero nunca concluyente por sí mismo.

    De similar modo, el tener sobrepeso u obesidad puede predisponer, pero no determinar. La diabetes se produce tras el resultado de una combinación de factores genéticos, un estilo de vida poco saludable, sedentarismo y factores fisiológicos, aunque aún no se ha podido identificar una causa específica.

    que es diabetesLa diabetes es una de las enfermedades crónicas en la que, con el adecuado control y tratamiento, la persona que la padece puede llevar una vida normalizada. 

    La diabetes aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no es capaz de utilizar de manera eficaz la insulina que produce. La insulina es una hormona segregada por el páncreas, que se encarga de que el azúcar presente en el torrente sanguíneo pueda generar energía.

    Debemos recordar que existen dos tipos de diabetes; la tipo 1 se caracteriza por una producción deficiente, o casi nula, de insulina y requiere que sea administrada diariamente. Por otro parte, la tipo 2, que se presente porque el organismo utiliza la insulina de manera incorrecta.

    La diabetes se está presentando de manera constante, incluso se ha incrementado su frecuencia en los últimos años,  lo que ha preocupado a los organismos de salud;  y es por esto que hemos decidido aportar seis consejos para que puedas controlar la diabetes y tener una vida normal.

    1. La prevención: Los médicos indican que la diabetes tipo 1 no se puede prevenir, pero existen medidas para evitar la aparición de la tipo 2. Medidas simples como el estilo de vida pueden ayudar a prevenir la diabetes tipo 2.

    Lo ideal es mantener el peso ideal, realizar actividades físicas diariamente, tener una dieta sana y equilibrada, y evitar el consumo del alcohol y tabaco..

    2. Las dietas “yoyo”: Se ha demostrado que las personas que realizan una dieta pero al poco tiempo recuperan su peso anterior,  o ganan más, son propensas a padecer de diabetes tipo 2. Esto sucede porque la insulina que genera el cuerpo comienza a fallar lo que genera que el cuerpo la utilice de manera incorrecta.

    3. Cuide los pies: Para aquellas personas que sufren de diabetes es importante que cuiden diariamente sus pies, cualquier rozadura, herida o enrojecimiento debe ser tratado por un especialista.

    Hay que mantener los pies limpios, lavándolos a diario con agua tibia y jabón. El secado debe ser minucioso y debemos esforzarnos para eliminar la humedad de la zona interdigital.

    piramide4. Una dieta adecuada:Para aquellos que son diabéticos se recomiendan tener una dieta mediterránea, ya que esta previene la enfermedad cardiovascular, por lo que es la mejor manera de prevenir, y, en su caso, de controlar la diabetes.

    5. Tenga cuidado con los productos “light”:Algunos productos que dicen ser “light” pueden contener niveles de azúcar no aptos para una persona diabética, ya que a pesar de haber bajado la proporción de azúcar esta puede todavía ser demasiada alta. Comprueba la etiqueta.

    6. Revisiones oftalmológicas:Las personas que sufren de diabetes corren el riesgo de presentar retinopatía diabética, una patología que si no se trata a tiempo puede ocasionar pérdida de visión. Lo ideal es que se realicen de manera periódica o si nota algún problema con la visión.

    educacion diabetologicaEn ocasiones se ha definido la diabetes como “una forma de vivir” o como “una filosofía de vida”. Sin duda esto es así, ya que la persona con diabetes debe afrontar, día a día, el desafío que le supone el convivir con la diabetes, dado que vivir con la diabetes es algo más que el mero hecho de administrarse una determinada medicación, pastillas o insulina, y que comer o no comer determinados alimentos, y en determinadas cantidades. Entonces ¿qué supone vivir con la diabetes?

    Ante todo es preciso tener en cuenta que ese vivir con diabetes va a depender, en gran medida, del tipo de diabetes del que se trate; y, por otro lado, del momento de la aparición de la misma.

    Asociate

    Próximas Actividades

    Calendario actividades

    Diciembre 2017
    L M X J V S D
    27 28 29 30 1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30 31