siguenos facebook

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la califica como una “pandemia global”, en la que la mitad de los que padecen diabetes no lo saben. Esto representa un grave problema y uno de los datos más preocupantes, debido a las secuelas y repercusiones que se pueden presentar en esta enfermedad al no estar controlada. Por ejemplo, a nivel mundial, la diabetes es la responsable y la causa de más de 5 millones de muertes al año, representa la primera causa de amputación de miembros, así como la principal causa de ceguera y de insuficiencia renal, según la OMS.

Recordemos que el problema de base en la diabetes es la inadecuada función pancreática, donde intervienen varios factores, principalmente, genéticos, dieta inadecuada, vida sedentaria, trastornos del sueño, falta de ejercicio y el sobrepeso. Al ser tantos los factores que pueden provocar el daño, el tratamiento se enfoca en mantener los niveles de glicemia adecuados, olvidando muchas veces tratar las causas del problema.

Desafortunadamente no existe a la fecha un tratamiento que cure la diabetes; sin embargo, el uso de células madre adultas es uno de los procedimientos que mayores resultados beneficiosos ha mostrado en los últimos años, principalmente por la capacidad de las células madre de regenerar y mejorar la funcionalidad de los órganos y tejidos del cuerpo que están comprometidos en esta enfermedad.

Según datos estadísticos de El Salvador Med Center, primer centro en aplicación e investigación entrenamiento de células madre adultas en Centro América, han demostrado que un 70 % de pacientes tratados con una sola aplicación de células madre lograron disminuir los niveles elevados de azúcar en su cuerpo, reduciendo o eliminando considerablemente la dosis de su medicación. Obteniendo también mejorías significativas de otros síntomas asociados a la diabetes, como: menor ganas de ir a orinar y menor sensación de sed, recuperación del peso corporal, aumento de energía, disminución de la fatiga o cansancio, aumento en la cicatrización de heridas o ulceras, mejoras en la capacidad visual y disminución de los síntomas asociados a la neuropatía diabética, como por ejemplo, hormigueo, dolor o adormecimiento de las extremidades.

Si bien todavía no existe una cura definitiva para esta enfermedad, los avances y estudios clínicos en el campo de las células madre y medicina regenerativa continúan aceleradamente, y son a la fecha el área más prometedora para alcanzar esa meta. Ejemplo de ello son los estudios que se desarrollan, en el Hospital General de Massachussets de la Universidad de Harvard, enfocados en producir células pancreáticas generadoras de insulina, con el objetivo de tratar a los pacientes con diabetes tipo 2 y tipo 1.

 

Fuente: La Salud Gráfica

Cuando existe el diagnóstico de diabetes en un integrante de la familia, se tienen que cambiar hábitos que involucran no sólo al paciente. Y apoyar a un familiar con diabetes es importante para que consiga el control de la enfermedad al adaptar un nuevo estilo de vida, para que no sea complicado.

Para conocer más sobre cómo apoyar a un familiar con diabetes, el médico internista Víctor Rincón brinda algunas recomendaciones en el siguiente video.

Otros tips para apoyar a un familiar con diabetes

1. Cada familia tiene su propia forma de comunicación, por lo que para platicar del tema lo ideal es que lo traten, de inicio, como un asunto “normal” que pueden platicar juntos.

2. Además de ser un apoyo emocional, también puedes ayudar a tu pariente a hacer cambios saludables. Esto lo ayudará a manejar su diabetes. Comiencen por modificar juntos su hábitos de alimentación.

3. Entender que cuando un familiar con diabetes está muy irritable o tiene mal genio, su nivel de azúcar en la sangre puede ser demasiado alto o demasiado bajo. En lugar de discutir, debes ayudarlo a controlar el nivel de azúcar en la sangre y tomar medidas para corregir el problema.

4. Cuando las personas que tienen diabetes están bajo estrés, pueden tener más problemas para controlar su nivel de azúcar en la sangre. Cuando esto sucede, trate de ayudar a la persona a mantener las cosas en perspectiva y a volver a recuperarse.

Estas son sólo algunas medidas que recomiendan los especialistas, pero es recomendable que junto con su familiar con diabetes, acudan siempre que lo necesiten con su médico para platicar sobre cualquier duda o posible problema.

LAGRIMAS AZULESCasi una de cada 10 personas padece diabetes. Tras el diagnóstico el paciente debe seguir un tratamiento integral con medicación y ayuda psicológica, esto para generar conciencia y aceptación de la enfermedad, así como para crear un vínculo estrecho con el régimen médico. Esto es, que la persona mantenga salud mental en su nueva condición de vida.

Algunas de las reacciones emocionales que surgen tras determinar que se padece diabetes son enojo, incertidumbre, miedo, ansiedad o depresión. Por ello resulta primordial que el enfermo debe aceptar el padecimiento y cumplir con el tratamiento.

Lo más importante es brindar la educación, es decir mostrar los beneficios del tratamiento y hacer conciencia de ello. Suele ocurrir que el paciente no responde inmediatamente al medicamento aun tomándolo de manera adecuada, en este caso habría que trabajar en las emociones que pudieran estar impidiendo la eficacia del tratamiento.

Por su parte, se debe enseñar al paciente la adquisición de hábitos saludables, disminuir las emociones negativas, mejorar la comunicación con familia y amigos, así como controlar el estrés para mejorar la calidad de vida tanto física como emocional.

Otra opción son los grupos de autoapoyo y las Asociaciones de Diabéticos, donde la persona con diabetes puede encontrarse con otras personas en una situación similar, sintiéndose escuchado y seguro. También es importante involucrar a la familia en el tratamiento y en el conocimiento de la enfermedad.

Si el paciente no se cuida médicamente, a nivel emocional las consecuencias llegan más rápido y pueden ser aún más peligrosas.

Además, un apoyo psicológico para una persona con una enfermedad crónica, nunca está de más, hay que hacer conciencia y duelo. Cuidar la salud mental y ver que el paciente puede contender con lo que le está sucediendo.

DEPRESIONLa adolescencia representa un desafío en los jóvenes. Sin embargo, esa transición se torna difícil si padecen diabetes, debido a que se enfrentan a cambios psicológicos, emocionales, sexuales y hormonales que los hace descuidar o abandonar su tratamiento.

Este cambio los vuelve rebeldes, tienden a negar la enfermedad y manifiestan un comportamiento agresivo como reacción al estrés que les produce controlar la diabetes, como consecuencia, se alimentan mal y reducen su actividad física.

La diabetes es una enfermedad crónica, pero que, con tratamiento adecuado, permite llevar una buena calidad de vida.

Para ello el tratamiento debería ser integral, con un equipo en el que, además del endocrinólogo y la enfermera educadora, se incluyera un psicólogo, un nutricionista, incluso con terapia familiar. Siendo fundamental la educación sobre la diabetes; de ella dependerá la aceptación y respuesta a la misma.

La diabetes es una enfermedad que afecta a toda la familia, especialmente cuando se diagnostica en un niño. Si usted es un padre/madre, hermano u otro miembro de la familia, su apoyo y comprensión, y no la sobreprotección, puede marcar la diferencia.

El pie diabético es una complicación muy frecuente. De cada diez amputaciones que ocurren en una persona adulta, siete son a causa de la diabetes. De todas estas amputaciones ocurridas, las lesiones no aparecieron de pronto, sino que generalmente están precedidas por ulceras o heridas pequeñas que pudieron haber sido causadas por el uso de un calzado no adecuado o de un tropezón que dejó una herida y que luego derivó a un cuadro infeccioso que posteriormente terminó en una amputación. 

El 85% de las amputaciones son prevenibles, a través de una educación donde se aprenda cuáles son las medidas básicas de higiene y de cuidados de los pies. Algunos de ellos son: Revisar los calzados y los pies a diario ya que existen casos de personas que durante su andar se les había incrustado cuerpos extraños en los pies, tales como: piedras, clavos y tachuelas que no lo sintieron, debido a la perdida de la sensibilidad. Así mismo la persona debe mantener un buen nivel del azúcar, siguiendo un tratamiento adecuado.

Cuando las personas pierden la sensibilidad expresan que no sienten sus pies, que están ausentes. En otros casos, caminan y luego notan que en algún momento de su caminata perdieron uno de sus calzados sin haberse dado cuenta de ello. Se lastiman sin sufrir dolor, o al acercar algún agente que los puede dañar como el calor o frio extremo, no tienen ninguna sensibilidad a estas temperaturas. Otra de las señales directas de que existe lesión, es la callosidad en los pies, la piel excesivamente gruesa, un cambio en la coloración de los mismos, las deformidades (el hecho de que los dedos se encojan) significa que hay un cambio en las articulaciones de esos pies, que los lleva a ser más susceptibles a lesiones por calzados comunes.

La sensibilidad perdida en los pies por una persona diabética puede ser recuperable, si esta recibe un tratamiento oportuno, temprano y sobre todo manteniendo un buen nivel de azúcar en la sangre.

Las personas con diabetes de avanzada edad o con una perdida alta de la visibilidad o problemas de columna, necesitan que un familiar los ayude a revisar sus pies diariamente o revisar sus calzados; así como es muy importante, para todas las personas con diabetes, la revisión periódica (al menos cada 4 – 6 meses) por un podólogo.
Asociate

Próximas Actividades

Calendario actividades

Diciembre 2017
L M X J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31