siguenos facebook

Diabetes: ¿cómo pueden ayudar las células madre?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la califica como una “pandemia global”, en la que la mitad de los que padecen diabetes no lo saben. Esto representa un grave problema y uno de los datos más preocupantes, debido a las secuelas y repercusiones que se pueden presentar en esta enfermedad al no estar controlada. Por ejemplo, a nivel mundial, la diabetes es la responsable y la causa de más de 5 millones de muertes al año, representa la primera causa de amputación de miembros, así como la principal causa de ceguera y de insuficiencia renal, según la OMS.

Recordemos que el problema de base en la diabetes es la inadecuada función pancreática, donde intervienen varios factores, principalmente, genéticos, dieta inadecuada, vida sedentaria, trastornos del sueño, falta de ejercicio y el sobrepeso. Al ser tantos los factores que pueden provocar el daño, el tratamiento se enfoca en mantener los niveles de glicemia adecuados, olvidando muchas veces tratar las causas del problema.

Desafortunadamente no existe a la fecha un tratamiento que cure la diabetes; sin embargo, el uso de células madre adultas es uno de los procedimientos que mayores resultados beneficiosos ha mostrado en los últimos años, principalmente por la capacidad de las células madre de regenerar y mejorar la funcionalidad de los órganos y tejidos del cuerpo que están comprometidos en esta enfermedad.

Según datos estadísticos de El Salvador Med Center, primer centro en aplicación e investigación entrenamiento de células madre adultas en Centro América, han demostrado que un 70 % de pacientes tratados con una sola aplicación de células madre lograron disminuir los niveles elevados de azúcar en su cuerpo, reduciendo o eliminando considerablemente la dosis de su medicación. Obteniendo también mejorías significativas de otros síntomas asociados a la diabetes, como: menor ganas de ir a orinar y menor sensación de sed, recuperación del peso corporal, aumento de energía, disminución de la fatiga o cansancio, aumento en la cicatrización de heridas o ulceras, mejoras en la capacidad visual y disminución de los síntomas asociados a la neuropatía diabética, como por ejemplo, hormigueo, dolor o adormecimiento de las extremidades.

Si bien todavía no existe una cura definitiva para esta enfermedad, los avances y estudios clínicos en el campo de las células madre y medicina regenerativa continúan aceleradamente, y son a la fecha el área más prometedora para alcanzar esa meta. Ejemplo de ello son los estudios que se desarrollan, en el Hospital General de Massachussets de la Universidad de Harvard, enfocados en producir células pancreáticas generadoras de insulina, con el objetivo de tratar a los pacientes con diabetes tipo 2 y tipo 1.

 

Fuente: La Salud Gráfica

Asociate

Próximas Actividades

Calendario actividades

Diciembre 2017
L M X J V S D
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31