siguenos facebook

Dr. Jesús Egido / Consultor jefe Servicio de Nefrología e Hipertensión del Hospital Universitario Fundación Jiménez Diaz . Catedrático Emérito Universidad Autónoma de Madrid y miembro de Ciberdem



1- Acaban de descubrir un nuevo abordaje terapéutico para combatir algunas complicaciones de la diabetes. ¿Cómo ha sido el hallazgo?

Es fruto del trabajo conjunto de investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem) en el Instituto de Investigación Sanitaria de la Fundación Jiménez Díaz y de la Universidad Autónoma de Madrid. El principal impacto sociosanitario de la diabetes se debe a la gravedad de sus complicaciones crónicas, ya que los niveles elevados de glucosa en sangre deterioran a largo plazo la funcionalidad celular en diferentes órganos y tejidos. La mayoría de las muertes en los pacientes con diabetes tipo 1 y 2 están relacionales con las complicaciones vasculares y renales. De hecho, la diabetes es un factor de riesgo de aterosclerosis, cardiopatía isquémica y enfermedad cerebrovascular y es la principal causa de enfermedad renal crónica y entrada de pacientes en programas de diálisis y trasplante.

2- ¿Qué supone este descubrimiento?

El estudio, que he liderado junto con la doctora Carmen Gómez-Guerrero y en el que también han participado las investigadoras Laura López-Sanz, Susana Bernal, Carlota Recio, Iolanda Lázaro, Ainhoa Oguiza, Luna Jiménez-Castilla y Ana Melgar, describe un nuevo abordaje terapéutico experimental que podría ayudar a prevenir el daño por estrés oxidativo en los tejidos y frenar la progresión de la aterosclerosis y el daño renal causados por la diabetes, cubriendo así una importante necesidad médica para esta patología.

3- ¿Qué zonas del organismo son las más afectadas por la diabetes?

En la diabetes, los niveles elevados de glucosa en sangre afectan a largo plazo y de forma negativa la funcionalidad de los diferentes tejidos, generando en las células respuestas inflamatorias y estrés oxidativo. Los niveles elevados de radicales libres causan un daño en las células que muchas veces es irreversible. Entre ellas están las células endoteliales de varios tejidos, las de músculo liso vascular, las renales tubulares y glomerulares, los leucocitos circulantes, las neuronas y las células de la retina. Otras macromoléculas también pueden verse alteradas, como las lipoproteínas plasmáticas implicadas en el transporte del colesterol, cuya oxidación las convierte en un factor proaterogénico.

4- ¿En qué consiste la nueva terapia?

Nuestro tratamiento experimental ensayado con éxito en ratones diabéticos está basado en la familia SOCS, reguladores negativos de la vía de señalización intracelular JAK/STAT. Esta ruta se encuentra activada de forma crónica en muchos tejidos afectados por la diabetes. Para imitar la funcionalidad de la proteína SOCS1 hemos diseñado dos abordajes terapéuticos: por un lado, la terapia génica empleando un vector viral para expresar la proteína SOCS1 completa. Por otro lado, un péptido sintético derivado de una determinada región de la proteína. Estudiamos los efectos de estos abordajes in vitro y en un modelo de ratón diabético que desarrolla complicaciones renales (nefropatía) y vasculares (aterosclerosis). De los dos tratamientos, el péptido SOCS1 fue más efectivo tanto en fases tempranas como avanzadas de la enfermedad, ya que redujo los niveles de marcadores de estrés oxidativo y aumentó los sistemas de defensa antioxidante. Esto se tradujo en una mejora de la función renal de los animales diabéticos y una reducción del tamaño de sus placas de ateroma.

5- ¿Qué beneficios se asocian para los pacientes?

Nuestro estudio sugiere que las terapias basadas en la familia de proteínas SOCS podría ser una alternativa estrategia antioxidante para limitar la progresión de las complicaciones renales, oculares y vasculares en los pacientes con diabetes.

6- ¿Cómo se llevaría a la práctica?

A nivel ocular, el compuesto se está desarrollando para aplicar directamente en el ojo como colirio y sería, por tanto, de muy fácil administración. Para tratar el daño renal y otras posibles complicaciones sistémicas, al ser un péptido, debe aplicarse por vía subcutánea, tal como se hace con la insulina y los péptidos agonistas de GLP-1 que se emplean de forma regular en el tratamiento de la diabetes.

7- ¿Para qué perfil de pacientes sería más efectivo?

Aunque aún resta mucho trabajo por realizar, el compuesto podría potencialmente utilizarse en la prevención y tratamiento de las lesiones oculares o renales del paciente diabético. Obviamente, éste sería un potencial fármaco para añadir a otros que tiene que tomar el paciente diabético dada la complejidad de esta enfermedad.

8- ¿Cuándo considera que se podrá incorporar en el tratamiento de personas con esta patología?

Las pruebas en diversos modelos experimentales de enfermedad está bastante avanzada. El coste de estos estudios incrementa según avanzan las fases del desarrollo clínico, por lo se requiere una fuerte inversión, mayoritariamente privada. Estimamos que podría iniciarse un ensayo en humanos en unos tres o cuatro años.

9- Después de este descubrimiento, ¿cuál es el siguiente paso?

Dado el coste tan elevado de llevar un compuesto a la clínica, hemos decidido iniciar los estudios para su aplicabilidad a la retinopatía diabética. En colaboración con el Hospital Universitario Val d’Hebron (Profesor Rafael Simó y la Dra. Cristina Hernandez) hemos diseñado los estudios para un desarrollo preclínico del compuesto y en la actualidad estamos en fases muy avanzadas de obtención de financiación externa.

10- ¿Hay algún aspecto de la diabetes para la que aún no exista cobertura?

Desde la introducción de la insulina hace ya muchos años, han aparecido fármacos que han cambiado el futuro de la diabetes. Un tratamiento integrado del paciente diabético, controlando el azúcar en sangre, la hipertensión arterial, el colesterol y, por supuesto con las modificaciones de estilo de vida comentadas, las complicaciones de la diabetes han disminuido de manera muy notable en los últimos años. Recientemente se han introducido varios fármacos que, además de ayudar a controlar la diabetes, tienen efectos muy positivos sobre la enfermedad cardiovascular y renal. A pesar de todo, necesitamos fármacos que controlen la prevención y progresión del daño renal y el daño ocular de una manera más notable que los fármacos existentes en la actualidad.

La administración de la insulina ha sido, hasta ahora, por medio de inyecciones, haciendo que aquellas personas con deficiencias de esta hormona sufran complicaciones que les afectan sus quehaceres diarios. Una nueva versión que se administra por la vía oral está siendo probada y ha mostrado exitosos resultados.

Durante décadas, investigadores de todo el mundo han estado empeñados en encontrar una forma de administrar oralmente la insulina de manera efectiva a los pacientes con diabetes, que no sea por medio de inyecciones.

Ahora este tratamiento vanguardista está un paso más cerca de la realidad, de la mano de los cientícos de la compañía farmacéutica Oramed, la cual ha realizado ensayos clínicos en humanos para probar la eficacia de su insulina oral antes de pasar a las etapas finales de pruebas y registros que podrían llevar el tratamiento a mercado en unos pocos años.

La insulina oral se considera el santo grial del tratamiento de la diabetes, y muchos científicos intentan y fracasan una y otra vez en su cometido por producir un medicamento eficaz. El gran desafío es que la acidez del estómago degrada la proteína antes de que pueda pasar al intestino para su absorción.

El gran avance de Oramed fue la creación no solo de un recubrimiento de cápsula sensible al pH (acidez) que protege al fármaco hasta que llega al intestino delgado, sino también que lograron mejorar la capacidad de la insulina para atravesar la membrana intestinal e ingresar bien en el torrente sanguíneo.

Este fármaco oral ha demostrado ser efectivo en ensayos de seguridad “fase 1″ y varios ensayos “fase 2″, requeridas por los organismos internacionales que regulan la industria farmacéutica, y se encontró que reducen los niveles de glucosa en la sangre de forma estadísticamente significativa.

“Este es nuestro estudio más importante hasta la fecha”, dice el CEO de Oramed, Nadav Kidron. “Dentro de un año, conoceremos mejor el potencial de nuestro medicamento para controlar y mantener los niveles de glucosa en sangre y tendremos más pruebas de los beneficios a largo plazo de tomar una píldora oral versus una inyección”, añadió.

Suministrar insulina en forma de píldora revolucionaría el tratamiento para millones de diabéticos. Además de eliminar la carga de las inyecciones y la monitorización constante de la sangre, la administración oral administra provee al cuerpo de una manera que las agujas no pueden.

Una vez trasplantados, los islotes, procedentes de células madre humanas, son capaces de producir insulina para controlar los niveles de azúcar en sangre de los animales

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica causada por la destrucción por el propio sistema inmune de las células productoras de insulina, esto es, las células beta de los islotes pancreáticos. En consecuencia, y dado que la insulina es la hormona responsable de que las células capten la glucosa de la sangre para producir energía, el torrente circulatorio acaba portando un exceso de glucosa, lo que acaba provocando daños en múltiples órganos del cuerpo. Por tanto, la clave para curar esta diabetes tipo 1 parece muy clara: restaurar los islotes del páncreas –con sus células beta– para que los afectados puedan producir insulina de forma totalmente natural. Algo que los científicos llevan intentando desde hace décadas. Sin demasiado éxito. O así ha sido hasta ahora, dado que investigadores del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati(EE.UU.) podrían haber hallado la manera de lograrlo.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Cell Reports», describe el proceso de ‘fabricación’ de islotes pancreáticos humanos que, capaces de desarrollar su propio sistema circulatorio y de producir hormonas –entre otras, la insulina–, son muy eficaces una vez trasplantados para tratar la diabetes tipo 1 de reciente aparición en modelos animales –ratones.

Como explica Takanori Takebe, co-director de la investigación, «el método descrito en nuestro trabajo puede suponer una estrategia curativa principal para el tratamiento de la diabetes tipo 1. Se trata de una enfermedad que pone en riesgo la vida de los afectados y que nunca desaparece, por lo que el desarrollo de estrategias terapéuticas efectivas y, muy posiblemente, permanentes, ayudaría en gran medida a millones de niños y adultos de todo el mundo».

Cóctel celular

El método de bioingeniería descrito en el estudio se basa en el empleo de dos tipos diferenciados de células progenitoras embrionarias humanas: células madre mesenquimales (MSN) y células del endotelio vascular del cordón umbilical (HUVEC). Así, de lo que se trata es de combinar estas MSN y HUVEC con células humanas de distintos órganos –por ejemplo, del páncreas–, con células murinas –esto es, de ratón– de diferentes órganos, y con células madre pluripotentes inducidas –iPS, esto es, células que, obtenidas a partir de la reprogramación genética de células adultas, por ejemplo de la piel, tienen la capacidad de diferenciarse en cualquier célula del organismo.

Pero aún hay más. El ‘cóctel’ de MSN, HUVEC, células humanas y murinas e iPS aún requiere un último ingrediente: compuestos genéticos y bioquímicos que den sustento y alimento a todas estas células e induzcan su ‘agregación’ y ‘re-organización’ para formar un tejido específico. En este caso concreto, y de acuerdo con los ingredientes añadidos al cóctel o, como lo han bautizado los autores, ‘cultivo celular de condensación’, para formar el tejido de los islotes pancreáticos. Y lo han logrado. Pero, ¿funciona?

Para responder a esta pregunta, los autores utilizaron un modelo animal –ratones– al que previamente habían destruido todos los islotes pancreáticos. O lo que es lo mismo, le habían causado una diabetes tipo 1 grave. Pero una vez trasplantados los nuevos islotes derivados del cultivo celular de condensación, la enfermedad se vio completamente curada.

En este contexto, debe recordarse que la idea de trasplantar islotes pancreáticos para el tratamiento de la diabetes no es, ni mucho menos, nueva. Y tampoco demasiado eficaz. Y es que la tasa de éxito es relativamente baja dado que los islotes pierden su vascularización y, por tanto, su suministro de sangre mientras son procesados para su trasplante.

Como indican los autores, «esta pérdida hace que sea muy difícil que los pacientes sometidos a estos procedimientos alcancen el máximo beneficio clínico. Y si bien los tejidos fabricados a partir de células madre tienen un potencial terapéutico enorme, todavía debemos superar el reto que supone asegurar el suministro de sangre para nutrir a estos tejidos una vez trasplantados».

Por tanto, incide Hideki Taniguchi, co-director de la investigación, «necesitamos una estrategia que aseguro el éxito del trasplante mediante el desarrollo sincronizado de redes vasculares. Y lo que hemos demostrado en nuestro trabajo es que el sistema de cultivo celular de autocondensación promueve la vascularización de los tejidos».

Ratones curados

De acuerdo con los resultados del estudio, los islotes pancreáticos humanos generados a través del cultivo celular de autocondensación no solo desarrollaron rápidamente una red vascular cuando fueron trasplantados en los ratones diabéticos, sino que también funcionaron de forma eficiente como parte del sistema endocrino del receptor. De hecho, fueron capaces de secretar hormonas como la insulina y, así, estabilizar el control glucémico de los animales.

Como concluyen los autores, «en estudios previos ya habíamos demostrado la capacidad de la técnica del cultivo celular de autocondensación con iPS para crear organoides tridimensionales humanos capaces de revascularizarse tras ser trasplantados en ratones. Pero la capacidad para generar fragmentos de órganos, caso de los islotes del páncreas, que crearan una red vascular en el receptor nunca la habíamos conseguido hasta este trabajo».

Un nuevo abordaje permite combatir algunos problemas crónicos de la diabetes en las arterias y el riñón

Investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) en el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD) y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han descrito un nuevo abordaje terapéutico para combatir la inflamación y el estrés oxidativo en los tejidos dañados por la diabetes y así frenar la progresión de las complicaciones crónicas asociadas a esta enfermedad, según han informado en una nota. 

El equipo investigador, liderado por Jesús Egido y Carmen Gómez-Guerrero, ha demostrado de forma experimental que la terapia basada en la familia de proteínas SOCS reduce de forma efectiva la presencia de radicales libres en las arterias y el riñón, dos territorios muy susceptibles de sufrir daño por los niveles altos de glucosa y donde en mayor proporción se presentan las complicaciones de la diabetes.

El estudio se ha publicado en la revista Laboratory Investigation y también han participado en él las investigadoras Laura López-Sanz, Susana Bernal, Carlota Recio, Iolanda Lázaro, Ainhoa Oguiza, Luna Jiménez-Castilla y Ana Melgar.

Papel del estrés oxidativo en las complicaciones de la diabetes

La diabetes es una enfermedad que está alcanzando proporciones epidémicas y es una causa importante de muerte en todo el mundo. Se estima que, en la actualidad, más de 400 millones de personas en el mundo padecen diabetes (más de 5 millones en España), muchas de las cuales todavía están sin diagnosticar. El gran impacto sociosanitario de esta enfermedad es debido, en parte, a la importancia de sus complicaciones crónicas, ya que los niveles elevados de glucosa en sangre deterioran a largo plazo la funcionalidad de diferentes tejidos como riñón, ojo, nervios y sistema cardiovascular.

De hecho, la aterosclerosis es una frecuente complicación cardiovascular causada por la diabetesy la principal responsable de la morbilidad y mortalidad de los pacientes con diabetes tipo 1 y 2. La afectación renal (nefropatía diabética) está presente en aproximadamente un tercio de los pacientes con diabetes y es la causa principal de entrada en programas de diálisis y trasplante, además de aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular.

El estrés oxidativo es un mecanismo implicado en el desarrollo y progresión de las complicaciones crónicas de la diabetes, entre ellas la aterosclerosis y la nefropatía diabética. El estrés oxidativo se produce por un desequilibrio en el balance redox de la célula que puede ser debido tanto a la producción excesiva de radicales libres por los sistemas pro-oxidantes, como al deterioro de los sistemas de defensa antioxidante. Este desequilibrio es causante de alteraciones oxidativas en diferentes macromoléculas, como el DNA, las proteínas y los lípidos, que afectan negativamente a la funcionalidad celular.

Con tres tipos de Diabetes, tipo 1, tipo 2 y gestacional, podría pensar que las causas de la diabetes son variadas. Realmente no. Los factores subyacentes de la obesidad, la genética, la mala alimentación y la falta de ejercicio preparan el escenario para los tres. La diabetes es una enfermedad grave y progresiva sin cura conocida, aunque puede tratarse y controlarse.

Azúcar en el cuerpo

Su cuerpo convierte los carbohidratos en alimentos en azúcar, que las células de su cuerpo usan para obtener energía. Sin embargo, una molécula de azúcar no puede ingresar a una célula por sí misma. Necesita la hormona insulina para dirigirlo.

Ahí es donde entra el páncreas. El páncreas detecta el azúcar en la sangrey libera la cantidad adecuada de insulina para controlar el azúcar. Luego, la insulina libera el azúcar en las células para obtener energía inmediata o la envía al hígado para almacenarla en el futuro. Sin embargo, a veces la insulina no puede hacer su trabajo.

Cuando ingiere más energía de la que su cuerpo requiere, es decir, usted come demasiado, aumenta su nivel de azúcar en la sangre. Normalmente, el páncreas simplemente libera más insulina para manejar la carga. Pero a veces, eso no funciona.

Causas de la diabetes: tipo 1

La diabetes tipo 1 se llamaba "diabetes juvenil" porque era, en gran medida, el único tipo de diabetes que recibían los niños (que ya no es el caso). Según la Asociación Estadounidense de Diabetes , alrededor del 5 por cientode las personas con diabetes tienen el Tipo 1.

Con la diabetes tipo 1, los investigadores creen que las células inmunes del cuerpo atacan a las células productoras de insulina en el páncreas, por lo que el páncreas no puede liberar suficiente insulina para controlar el azúcar.

Es por eso que alguien con diabetes tipo 1 necesita inyecciones de insulina.

Si bien la diabetes tipo 1 no es completamente prevenible, ya que tiene un componente genético, recuerde que la obesidad y la falta de ejercicio pueden aumentar significativamente su riesgo. Tener sobrepeso y llevar un estilo de vida sedentario son dos causas comunes de diabetes.

Diabetes: tipo 2

La diabetes tipo 2 [VIDEO] se denominó "diabetes de inicio en adultos". Desafortunadamente, este ya no es el caso. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades , en 2009, más de 20,000 niños menores de 20 años tenían diabetes, creciendo a un ritmo previsto de 5,000 casos más por año. En pocas palabras, más niños son obesos y no hacen suficiente ejercicio. De acuerdo con la Asociación Estadounidense del Corazón, la tasa de obesidad en los niños ha aumentado del 4 por ciento al 6 por ciento a principios de la década de 1970, a un enorme 18 por ciento en 2010.

Las mismas causas para la diabetes entran en juego para la mayoría de los adultos con diabetes tipo 2.

Aunque la genética aumenta su factor de riesgo para contraer diabetes tipo 2, comer en exceso, consumir una dieta alta en carbohidratos y no hacer suficiente ejercicio regularmente son causas indiscutibles. Aunque se cree que es totalmente prevenible, la Asociación Estadounidense de Diabetes estima que el 9.3 por ciento de los adultos tiene diabetes.

En la diabetes tipo 2, las células de su cuerpo son resistentes a la insulina, por lo que la hormona es incapaz de hacer su trabajo adecuadamente regulando el azúcar en la sangre. Básicamente, tienes suficiente insulina, pero es impotente. A medida que el nivel de azúcar en la sangre continúa sin control, la resistencia a la insulina empeora. Los investigadores aún no han determinado por qué las células se vuelven resistentes a la insulina.

Causas de la diabetes gestacional

La diabetes gestacional suele ser temporal, causada por hormonas en la placenta que hacen que las células del cuerpo sean resistentes a la insulina. Todavía no está claro por qué ocurre esto, pero la genética, una dieta deficiente, comer en exceso y la falta de ejercicio son causas importantes. La diabetes gestacional puede dar como resultado un nacimiento prematuro, bebés que nacen muertos y niveles bajos de azúcar en la sangre en los bebés.

Una investigación interesante de Australia que involucró más de 60,000 nacimientos durante un período de cinco años encontró que las mujeres que llevan bebés concebidos en invierno tienen más probabilidades de experimentar diabetes gestacional . La investigación fue publicada en la revista BMJ Diabetes Research & Care en 2016.

"Los mecanismos que causan la diabetes gestacional aún no se comprenden completamente", dice la autora principal Petra Verburg, MD. Estudios previos han sugerido que los factores meteorológicos, la actividad física, la dieta y la vitamina D son factores de riesgo para la diabetes gestacional, todos los cuales se ven afectados por la temporada de invierno.

"No solo se deben confirmar nuestros resultados en otras poblaciones", agrega el Dr. Verburg, "las investigaciones futuras también deberían investigar otros factores que varían con la temporada", dice ella.
Asociate

Próximas Actividades

Sin eventos

Calendario actividades

Mayo 2018
L M X J V S D
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3