siguenos facebook

El I Congreso Nacional DiabetesCERO: ‘Ayuda a la Investigación’ ha sido el marco para dar a conocer de primera mano seis investigaciones innovadoras que se están llevando a cabo en España en el ámbito de la diabetes tipo-1 que se presentaban en este evento.

El objetivo final del Congreso, celebrado en Écija (Sevilla), ha sido otorgar una de las tres becas financiadas por DiabetesCERO a estas investigaciones, subvención que asciende a 25.000 euros cada una.

Uno de los trabajos reconocidos está orientado al desarrollo de una terapia contra la autoinmunidad para la prevención y curación de la diabetes tipo-1, mediante el empleo de nanopartículas tipo liposoma que re-educan al sistema inmunológico para permitir la regeneración de las células beta. La presentación de este proyecto en el foro corrió a cargo de la investigadora inmunóloga del Institut de Recerca Germans Trias y Pujol de Badalona (Barcelona), la doctora Marta Vives Pi.

También ha sido premiado un trabajo sobre regeneración de células productoras de insulina a partir de células de la piel, mediante el diseño de un armazón y  la mejora de la revascularización mediante la inhibición de PTP- 1B; un proyecto defendido por la investigadora de IDIBAPS (Instituto de Investigación Biomédica August Pi i Sunyer) de Barcelona, la doctora Rosa Gasa.

El tercer proyecto que ha sido becado es un estudio sobre la activación de LRH1 mediada por BL001 para promover la transdiferenciación de células alfa a células beta en un modelo de diabetes autoinmune, conducido y presentado por los doctores Bernoit Gauthier y José Manuel Mellado, científicos del CABIMER (Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa) de Sevilla.

Por otra parte, los finalistas que no se hicieron finalmente con el favor de la asociación tampoco se fueron con las manos vacías. La Fundación de la Sociedad Española de Diabetes aportó otras 3 ayudas de 10.000 euros a cada uno de los concursantes no seleccionados por DiabetesCERO: ‘Modificación del epigenoma: nueva diana terapéutica para frenar la insulitis en diabetes tipo-1’; ‘Utilización de células mesenquimales y células t-reg para conservar la función de las células beta pancreáticas en el tratamiento de la diabetes tipo 1’ y ‘Generación de células productoras de insulina mediante el uso de nanofibras de péptidos autoensamblantes funcionalizadas con péptidos instructivos para su uso en terapia celular de la diabetes’.

Una vez presentados los proyectos y concedidos los galardones, el director científico de los Laboratorios de Investigación del Instituto Biocruces y Hospital Universitario BioCruces (Bilbao), el doctor Luis Castaño, informó de que la Sociedad Internacional para la Diabetes Pediátrica y del Adolescente (ISPAD) había decidido dar también, por su parte, una ayuda a DiabetesCERO.

El coste medio anual por paciente pediátrico con diabetes tipo 1 es de 27.274 euros de los que el 82,93 por ciento corresponde a cuidados familiares, según un nuevo estudio, el primero en medir el impacto económico de la asistencia informal de la diabetes tipo 1 en menores de 18 años y cuyos resultados han sido publicados en 'Diabetes Research and Clinical Practice'.

El estudio, que ha sido promovido por Lilly, se ha realizado a partir de la observación realizada en 12 centros de salud públicos seleccionados de forma que la muestra fuera representativa de la realidad española y que incluyó a un total de 249 pacientes pediátricos con diabetes tipo 1.

"Los resultados de esta investigación sugieren que cualquier programa, estrategia o política sobre la promoción de la salud y el cuidado de la diabetes tipo 1 en pacientes pediátricos no puede pasar por alto la importancia de las redes de apoyo familiar en España, ya que como se ve en el estudio Chrystal la mayor parte de los gastos recae en los cuidados familiares", ha asegurado el doctor del servicio de Endocrinología Pediátrica del Hospital Universitario Regional de Málaga y autor de la investigación, Juan Pedro López-Siguero.

El coste medio anual asociado al tiempo de cuidado no profesional de un menor con diabetes tipo 1 en España se eleva a 22.618 euros. Esta asistencia informal incluye tareas como el control de la glucosa, la administración de insulina, la preparación de comida especial, visitas médicas, desplazamientos a centros de salud, trabajo administrativo o atención a la diabetes. El tiempo medio de cuidado es de 33 horas por semana y en el 99 por ciento de los casos, el cuidador principal es uno de los progenitores.

OTROS COSTES

A los cuidados familiares, les siguen diferentes costes sanitarios como el material médico (8%), las consultas externas hospitalarias y de atención primaria (3,1%) y el tratamiento con insulina (2,1%). La investigación también muestra que los pacientes realizan un promedio de 3,04 consultas de Atención Primaria al año; 3,35 visitas a educadores en diabetes y 5,45 consultas a especialistas. De la carga económica total, el coste directo sanitario asciende por paciente y año a 4.070 euros.

El estudio determina variaciones en los costes sanitarios según el nivel de hemoglobina glicosilada (HbA1c) y la presencia o ausencia de complicaciones y comorbilidades del paciente. Así, el coste directo medio anual en el grupo con una HbA1c igual o mayor a 7,5 por ciento asciende a 4.704 euros, mientras que en el grupo con una HbA1c menor a 7,5 por ciento es de 3.616 euros. Por su parte, el coste medio anual en el grupo con complicaciones o comorbilidades alcanza los 5.713 euros, mientras que en el grupo sin complicaciones o comorbilidades es de 3.636 euros.

PÉRDIDA DE PRODUCTIVIDAD LABORAL

Otro de los hallazgos del estudio, no integrado en la valoración de costes, tiene que ver con la pérdida de productividad laboral de los cuidadores. El 44,6 por ciento de los cuidadores principales indicaron que habían tenido problemas en su trabajo por el cuidado de sus hijos; de estos, el 37,8 por ciento perdió al menos un día laboral y el 23,4 por ciento una media de 21 horas en el último año, mientras que el 15,3 por ciento tuvo que dejar su trabajo para atender a sus hijos con diabetes. Por su parte, los niños en edad escolar perdieron un promedio de 5,61 días escolares al año.

Aparte del objetivo de los costes, este estudio evaluaba la adherencia a los tratamientos, la calidad de vida percibida y otros aspectos generales del cuidado de la diabetes.

De hecho, en el XXXIX Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica se compartirán con los asistentes dos comunicaciones orales relacionadas con factores implicados en el control glucémico, presentadas por el doctor Luis Vázquez, del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y coautor de la investigación, y otra relacionada con la aparición de hipoglucemias en población infantil y adolescente, presentada por el doctor López-Siguero.

Fuente: EUROPA PRESS

La Comunitat Valenciana es la primera comunidad en conseguir esta mejora en la calidad de vida y seguridad para este tipo de pacientes en España

La Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública financiará los dispositivos de medición continua de glucosa a personas con diabetes mellitus tipo 1 portadoras de bomba de insulina. Así lo ha anunciado la consellera de Sanitat, Carmen Montón, tras la reunión mantenida con miembros del Comité del Plan de Diabetes de la Comunitat, sociedades científicas y asociaciones de pacientes. 

De este modo, la Comunitat Valenciana se convierte en la primera comunidad en conseguir esta mejora en la calidad de vida de estos pacientes. Montón ha destacado que "se trata de una de las acciones del Plan para la asistencia Integral al Paciente Diabético de la Comunitat Valenciana en el que están trabajando grupos de profesionales y pacientes". 

En concreto, los beneficiarios de esta medida serán los pacientes con diabetes mellitus tipo I que, a pesar de ser portadores de bombas de insulina tienen un mal control metabólico o glucémico, así como los pacientes con hiploglucemias graves de repetición o con hipoglucemias inadvertidas, y las mujeres gestantes que requieran una mejor planificación y control de la glucosa. 

Así, los dispositivos que se van a financiar realizan una monitorización continua de la glucosa (MCG) en tiempo real. Esta tecnología ha demostrado un beneficio superior a los controles de glucemia capilar, tanto un mejor control del nivel de la glucosa en sangre (HbA1c), como de la frecuencia de las hipoglucemias y también de su gravedad. De este modo, esta mejoría en el control de la enfermedad repercute de forma muy beneficiosa en la calidad de vida y la seguridad del paciente. 

Monitorización continua en tiempo real 

Los dispositivos para este fin permiten la monitorización continua en tiempo real a través de un sensor que se inserta en la piel mediante una punción sencilla. En el interior de la piel permanece un pequeño filamento indoloro, que sirve para medir la glucosa cada 5 minutos durante aproximadamente 1 semana y transmite el resultado, bien a un receptor para tal fin, bien a la bomba de insulina e incluso a un teléfono móvil. 

Las mediciones se realizan en lo que se conoce como líquido intersticial, es decir, el líquido que rodea las células que se encuentran debajo de la piel y mediante una conversión matemática permite conocer la concentración de glucosa en la sangre. La información que se genera permite realizar mejores ajustes del tratamiento en las personas con un control insuficiente o una inestabilidad de las glucemias. 

Una de las principales ventajas de la comunicación entre el sensor y la bomba es la detección de las hipoglucemias y la parada automática de la infusión insulina en estas situaciones, de tal modo que se reactiva la administración de insulina cuando se ha corregido la hipoglucemia. Esto es especialmente útil y beneficioso para los pacientes con frecuentes hipoglucemias y en aquellos que no reconocen las hipoglucemias por las consecuencias que conllevan. 

Financiada sólo en situaciones excepcionales 

Esta tecnología, salvo en situaciones excepcionales, no está financiada por el Sistema Nacional de Salud. En la Comunitat Valenciana y, dentro de las líneas de actuación del nuevo Plan para la Asistencia Integral al Paciente Diabético, está el facilitar el acceso de esta tecnología a aquellas personas que más lo necesitan. La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública, asume este reto del que, a corto plazo, se beneficiarán más de 350 personas y, en adelante, todos aquellos que como consecuencia de la evolución de su enfermedad lo puedan necesitar. 

Con esta finalidad, se han consensuado las indicaciones en las que, de forma prioritaria, se dará acceso a la terapia avanzada con bomba de insulina vinculada a la medición continua de glucosa. Esta labor la ha realizado el grupo de trabajo formado médicos especialistas en Atención Primaria, Pediatría, Endocrinología, enfermeras y educadoras de diabetes, Asociaciones de pacientes, Sociedades Científicas y representantes de la Conselleria. 

Se trata de una iniciativa basada en las recientes recomendaciones de la Sociedad Española de Diabetes y de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica. 

 

Diabetes mellitus tipo 1 

La diabetes mellitus tipo 1 es una patología que precisa para su control múltiples dosis de insulina y análisis de glucemia capilar en la mayoría de los pacientes. Sin embargo, en ocasiones, no es posible alcanzar el objetivo de control de hemoglobina glicosilada, o bien, como consecuencia de las multidosis de insulina se desencadenan hipoglucemias frecuentes o graves que interfieren con las actividades cotidianas de estos pacientes. 

Para evitar o mejorar estos problemas, se dispone de la terapia con infusión continua de insulina subcutánea, también conocida como bomba infusora de insulina.

La artemisina induce que las células alfa de los islotes pancreáticos se transformen en células beta productoras de insulina

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica causada por la destrucción por el propio sistema inmune de las células beta de los islotes pancreáticos, esto es, de las células responsables de la producción de insulina. En consecuencia, y dado la insulina es la hormona responsable de que las células capten la glucosa de la sangre para producir energía, el torrente sanguíneo acaba portando un exceso de glucosa, lo que acaba provocando daños en múltiples órganos del cuerpo. Por tanto, la clave para curar la enfermedad parece estar en lograr que el organismo ‘fabrique’ más células productoras de insulina. Un objetivo perseguido por infinidad de investigaciones desarrolladas en los últimos años, principalmente centradas en la creación de células beta pancreáticas a partir de células madre. Sin embargo, y como muestra un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Centro de Investigación de Medicina Molecular de la Academia Austríaca de Ciencias en Viena (Austria), es posible que ya contemos un medicamento para producir las ansiadas células productoras de insulina: la artemisina, utilizada desde hace décadas para tratar la malaria –o ‘paludismo’.

Como explica Stefan Kubicek, director de esta investigación publicada en la revista «Cell», «en nuestro trabajo hemos demostrado que la artemisina cambia el programa epigenético de las células alfa productoras de glucagón e induce alteraciones muy profundas en su función bioquímica».


Los islotes pancreáticos –o islotes de Langerhans– constituyen el centro de operaciones del organismo para la regulación de los niveles de glucosa en sangre. Y para ello, contienen al menos cinco tipos de células especializadas entre las que destacan las células beta –productoras de insulina– y las células alfa –productoras de glucagón, hormona con un efecto contrario al de la insulina, es decir, que eleva los niveles de glucosa en sangre–. Sin embargo, la cantidad de células alfa y beta en los islotes es flexible, y estudios previos han demostrado que las células alfa pueden transformarse en beta cuando la pérdida de estas últimas es excesiva. Y exactamente, ¿cómo se lleva a cabo esta transformación? Pues parece que hay un gen denominado ‘Arx’ que se encuentra en el meollo de todo este cambio.

Como refiere Stefan Kubicek, «‘Arx’ regula muchos genes cruciales para el funcionamiento de las células alfa. Y como muestra nuestro estudio, la inactivación de ‘Arx’ da lugar a la transformación de células alfa en células beta».

Fuente: abc.es/salud

Ver noticia completa: http://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-antipaludico-artemisina-aumenta-produccion-insulina-y-podria-curar-diabetes-tipo-1-201612011901_noticia.html


 

 

 

 

 

 

 

 

Los niños con obesidad tienen un riesgo cuatro veces mayor de desarrollar diabetes de tipo 2, en comparación con sus homólogos de peso normal, según informan investigadores británicos en un estudio del registro electrónico de salud.

Examinando datos sobre más de 350.000 niños, los investigadores determinaron que aunque el número de casos de diabetes de tipo 2 sigue siendo relativamente bajo en comparación con la diabetes de tipo 1 infantil, la incidencia de la primera ha aumentado notablemente en los últimos años, a una tasa de más de 33 por 100.000 niños en 2013, y está fuertemente asociada a la obesidad.

La investigación se publicó en versión electrónica el 25 de abril en el Journal of the Endocrine Society, una revista de acceso abierto que comenzó su trabajo en enero de este año.

Puedes ver la noticia completa en: http://espanol.medscape.com/verarticulo/5901467
Asociate

Próximas Actividades

CAMPAMENTO AISA 2017
30 Jun 2017 09:00

Calendario actividades

Junio 2017
L M X J V S D
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2