siguenos facebook

La semana pasada la revistaJournal of the American Medical (JAMA) publicó el primer  y único estudio sobre  el beneficio de la monitorización continua de glucosa (CGM) en pacientes con diabetes tipo 1 que se inyectan insulina varias veces al día. El estudio confirma la mejoría en los niveles glucémicos de las personas que utilizan la monitorización continua de glucosa.

El estudio llamado DIAMOND liderado por Roy W. Beck, MD, Ph.D., del Centro Jaeb para la Investigación en Salud, Tampa, Florida, y sus colegas asignó al azar 158 adultos con diabetes tipo 1 que estaban usando múltiples inyecciones diarias de insulina y cuya hemoglobina era de 7,5. El dispositivo de monitorización continua de glucosa empleado en el estudio fue el Dexcom.

La monitorización continua de la glucosa con mediciones de la glucosa cada cinco minutos, además de alertar del nivel de glucosa baja y alta y de indicar la tendencia de la glucosa, tiene la capacidad de informar mejor de las decisiones del manejo de la diabetes que las pruebas de glucosa en sangre tradicionales que se llevan a cabo varias veces al día.

En este estudio del que hablamos, el 93 por ciento usó monitorización continua de glucosa seis días. La reducción media de la HbA1c desde el inicio fue de 1,1 por ciento a las 12 semanas y de 1,0 por ciento a las 24 semanas.

“Entre los adultos con diabetes tipo 1 que usaron múltiples inyecciones diarias de insulina, el uso de monitorización continua de glucosa en comparación con la atención habitual dio como resultado una mayor disminución en el nivel de HbA1c durante 24 semanas. Se necesitan más investigaciones para evaluar la eficacia a más largo plazo, así como los resultados clínicos y los efectos adversos “, escribieron los autores.

En otro estudio, Marcus Lind, MD, Ph.D., de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, y sus colegas asignaron al azar 161 individuos con diabetes tipo 1 y HbA1c de al menos un 7,5 por ciento tratados con múltiples inyecciones diarias de insulina para recibir tratamiento con monitorización continua de glucosa o tratamiento convencional durante 26 semanas, separados por un período de lavado de 17 semanas. El objetivo del estudio fue analizar el efecto de la monitorización continua de la glucosa sobre el control glucémico, la hipoglucemia, el bienestar y la variabilidad glucémica.

Los investigadores encontraron que la HbA1c promedio fue 7,92 por ciento durante el uso de la monitorización continua de glucosa y 8,35 por ciento durante el tratamiento convencional. De los 19 otros resultados que incluyeron medidas psicosociales y diversas medidas glucémicas, seis tuvieron significación estadística, favoreciendo la monitorización continua de la glucosa en comparación con el tratamiento convencional. Cinco pacientes en el grupo de tratamiento convencional y uno en el grupo monitorización continua de glucosa presentaron hipoglucemia grave.

Una de las complicaciones más habituales en diabetes son los problemas de visión que pueden llegar a desencadenar ceguera. Por ello, desde la Federación Española de Diabetes (FEDE) se apuesta por la prevención y celebra que 2017 haya sido declarado “Año de la Retina”.

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en edad laboral. De hecho, el 23% de los pacientes con diabetes desarrollarán esta patología 5 años después del diagnóstico.

En España más de 1.000.000 de personas con diabetes (cerca de 6.000.000 la padecen) tienen problemas de visión, la mayoría por retinopatía diabética, una de las complicaciones más habituales de la diabetes y en la que es fundamental apostar por la prevención y la concienciación. Teniendo en cuenta estas cifras, la Federación Española de Diabetes (FEDE) se suma y celebra la iniciativa puesta en marcha por la Fundación Retinaplus+, que agrupa a los profesionales médicos especialistas en oftalmología y expertos en retina de toda España, de promover que este año se dedique una especial atención a la retina. ”2017 Año de la Retina en España" es una iniciativa de la Fundación Retinaplus+ considerada por el Gobierno de España como acontecimiento de excepcional interés público. El objetivo de este año excepcional es concienciar a la comunidad médica, a las administraciones públicas y a la sociedad, de la importancia de un diagnóstico y tratamiento precoz de las enfermedades de la retina con el fin de reducir la prevalencia de ceguera evitable en nuestro país”, señala la presidenta de la Fundación Retinaplus+, la Dra. Marta Figueroa. Por este motivo, FEDE y la Fundación Retinaplus+ realizarán acciones conjuntas para impulsar y concienciar sobre esta realidad.

El objetivo de este acontecimiento no es otro que el de reducir la prevalencia de la ceguera evitable en España contribuyendo a mejorar el conocimiento de las enfermedades de retina por parte de la población y a una atención multidisciplinar y coordinada por parte de las distintas especialidades. La degeneración macular es la causa más frecuente de ceguera en pacientes con edad superior a 50 años y la retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en edad laboral. De hecho, las cifras señalan que el 23% de los pacientes con diabetes desarrollarán esta patología 5 años después del diagnóstico, el 60% la padecerán a los 10 años y el 80% a los 15 años. Sin embargo, a pesar de la evolución que experimenta la enfermedad en la retina, tan sólo el 20-30% de las personas con diabetes se somete a una revisión anual de retina para detectar signos de retinopatía y más del 50% de ciegos por diabetes nunca habían acudido al oftalmólogo.

Por ello, desde FEDE se apuesta por la prevención como principal arma contra estas graves complicaciones ya que hay que tener en cuenta que cerca del 80% de todas las discapacidades visuales se pueden prevenir, tratar e incluso curar. Unos datos que en el caso concreto de la diabetes pueden evitarse o retrasarse mediante formación y educación que permitan al paciente controlar de forma adecuada su patología.

El presidente de FEDE, Andoni Lorenzo, apuesta “por crear conciencia social sobre esta complicación tan habitual y porque la prevención en diabetes sea nuestra prioridad. La falta de formación y de educación en diabetes la certifican cifras como que más del 50% de personas ciegas por diabetes nunca habían acudido al oftalmólogo, cuando lo habitual es que se realicen al menos una revisión al año. Cabe recordar que en el caso de las personas con diabetes el riesgo de ceguera es 10 veces mayor que en una persona sin esta dolencia”.

En este sentido, resulta imprescindible tomar conciencia de que la detección temprana y el tratamiento adecuado pueden prevenir la pérdida de visión y reducir el impacto de la diabetes tanto en los pacientes como en la sociedad. Desde FEDE se apuesta firmemente por la formación y educación diabetológica no solo a pacientes sino a la población en general, porque el conocimiento llevará, sin duda, a frenar aquellos casos de diabetes evitables y sino a un diagnóstico precoz; cuestión clave para evitar complicaciones tan serias como las vinculadas con la visión. 

Clínica Baviera, referencia internacional en el campo de la oftalmología, estará presente el próximo 18 de febrero en el Diabetes Experience Day 2017 que se celebrará en el Auditorio de la Universidad Carlos III de Leganés.

Cerca de 5 millones de personas en España se encuentran en riesgo de padecer ceguera por enfermedades de la retina. Muchas patologías retinianas están relacionadas con la edad y el envejecimiento de la población está provocando que aumente su prevalencia. La diabetes está íntimamente relacionada con esta situación, de ahí el interés por diagnosticar la situación actual de la retina de todas aquellas personas que se apunten a la revisión.

Este año existe la posibilidad de reservar cita previa accediendo a esta dirección electrónica https://diabetesexperienceday.optretina.com/

Un sencillo cuestionario para reservar la hora exacta en la que llevar a cabo su revisión anual y gratuita.

La retinopatía diabética es la principal complicación de la diabetes y la enfermedad vascular más frecuente de la retina, cuyas células y vasos sanguíneos quedan dañados por la descompensación metabólica de la diabetes. De ello se deriva la neovascularización o creación espontánea de nuevos vasos frágiles que pierden sangre (retinopatía diabética proliferativa), lo que puede afectar a la visión de forma muy importante. Pero la complicación de la retinopatía más devastadora para la visión es el edema macular diabético, que consiste en una acumulación de líquido en la mácula o centro de la retina, producido por las fugas de los vasos retinianos dañados como consecuencia de la retinopatía diabética. Estas complicaciones hacen que la retinopatía diabética sea la causa de pérdida severa de visión más frecuente en los países industrializados entre la población activa.

Por ello el diagnóstico precoz es clave, ya que permite actuar cuando el daño retiniano es todavía incipiente. Dado que la retinopatía diabética suele ser asintomática en esta fase, es fundamental someterse a revisiones periódicas de la retina –mínimo anuales– como la que realizará Clínica Baviera en el Diabetes Experience Day. Además, los especialistas Clínica Baviera recuerdan la importancia de adoptar otras medidas preventivas para mejorar el pronóstico de la enfermedad o retrasar su aparición, entre las que destacan realizar un control estricto de la glicemia, de la presión arterial y de los lípidos plasmáticos, además de evitar el tabaco.

En este contexto, y con el objetivo de ofrecer un servicio de oftalmología integral, Clínica Baviera, un centro de referencia en España y en Europa, ha potenciado su Unidad de Retina que estará a disposición de todos los asistentes al gran evento de personas con diabetes que se celebra en España.

Más información en http://www.clinicabaviera.com/oftalmologos-unidad-de-retina

Investigadores de Estados Unidos han creado un parche 'inteligente', probado en ratones, que podría ayudar a suministrar insulina a personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 cuando lo necesiten, tal y como publica la revista 'ACS Nano'.

Y es que, las personas con diabetes tipo 1 no producen insulina y los que tienen diabetes tipo 2 no la pueden usar insulina de forma eficaz. En ambos grupos, la glucosa se acumula en la sangre, lo que puede llevar a una serie de problemas de salud.

Para evitar estos resultados, las personas con diabetes tipo 1 o avanzada tipo 2 se pinchan regularmente para medir los niveles de azúcar en sangre y, algunos, se inyectan insulina cuando sea necesario, si bien en algunos casos los niveles de glucosa se disparan.

Por este motivo, y con el objetivo de encontrar una forma más sencilla y efectiva para manejar la enfermedad, los científicos han desarrollado un parche de piel cubierto de microagujas que se cargan con pequeñas bolsas de insulina, las cuales están diseñadas para romperse rápidamente y liberar la insulina en respuesta a los niveles crecientes de glucosa.

En este sentido, durante el estudio, los ratones diabéticos que llevaron el parche mantenían concentraciones consistentes de insulina en su sangre. Además, cuando estos ratones recibieron una inyección de glucosa, sus niveles de azúcar en la sangre aumentaron inicialmente, pero luego cayeron a niveles normales dentro de dos horas.

Aunque las personas con diabetes viven con la obligación constante de vigilar las subidas y bajadas de azúcar, los desequilibrios también pueden producirse en personas sanas y conviene no pasarlos por alto, porque repercuten en nuestra calidad de vida y, además, pueden ser indicador de algún problema de salud, la señal de alarma de un estado de prediabetes o incluso de diabetes. Se estima que, en España, dos millones de enfermos ignoran que lo son.

Según recoge la revista Corazón y Salud, de la Sociedad Española de Cardiología, los niveles de azúcar fluctúan a lo largo del día en función de nuestros patrones de alimentación y nuestra actividad física, y un organismo sano sabe encontrar el equilibrio de manera natural. Si existe tendencia a padecer picos bruscos es el momento de revisar nuestros hábitos, especialmente los que atañen al ejercicio y a la dieta, ya que la curva del azúcar depende directamente de los alimentos que ingerimos.

Los consejos que recoge la Fundación Española del Corazón inciden en la importancia de personalizar el tamaño y la frecuencia de las comidas. Los expertos recomiendan repartir la ingesta diaria en tres comidas grandes con tres picoteos más ligeros o bien hacer seis comidas pequeñas y equilibradas repartidas uniformemente a lo largo del día. Los carbohidratos complejos y las proteínas deben ser la fuente de energía de la dieta, pero hay que controlar cantidades y tamaño de las raciones. "Si es propenso a los bajones, estos nutrientes le darán la energía paulatina y duradera. Tardan más tiempo en digerirse y, por lo tanto, la glucosa entra de manera más gradual", explican. Asimismo, aconsejan incrementar el consumo de fibra. Puede ayudar a que los niveles de azúcar se alcancen de manera controlada.Si el problema son los bajones de azúcar, los zumos de frutas y los azúcares simples -de rápida absorción- resultan de gran ayuda cuando se sienten los primeros síntomas de hipoglucemia. No está de más llevarlos encima a diario.

Asimismo, según recoge la web de la Fundación Española del Corazón, es aconsejable practicar ejercicio físico, mantener el estrés a araya, dormir lo suficiente para un adecuado descanso y reducir el consumo de alcohol Aconseja beber despacio, con moderación, y elegir bebidas con menor graduación.
Asociate

Próximas Actividades

Sin eventos

Calendario actividades

Abril 2018
L M X J V S D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6