siguenos facebook

Un fármaco nuevo, probado con éxito en ratones y en cultivos de células humanas, es capaz de revertir los síntomas y las causas de la diabetes tipo 1. Si se demuestra su eficacia y seguridad en ensayos clínicos, podría suponer una cura para la enfermedad. El logro, detallado hoy en Nature Communications, es de un equipo internacional de científicos encabezado por investigadores del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer) de Sevilla. Ha llevado varios años identificar un receptor molecular adecuado que se pueda activar con un fármaco; ahora que lo han descrito, será posible diseñar varias moléculas sintéticas para dar con el medicamento idóneo.

“Si realmente son capaces de trasladar esto a humanos, y eso será en un futuro no corto, tiene aplicaciones no solo en prevención sino en tratamiento. Esto abre una puerta a la curación de la diabetes tipo 1”, ha dicho del avance el investigador Ramón Gomis, catedrático emérito de la Universidad de Barcelona y ex-director del instituto de investigaciones biomédicas Idibaps, que no participa en el estudio.

La diabetes tipo 1 es una condición autoinmune que suele aparecer en la infancia. En los 21 millones de pacientes que la sufren, los linfocitos destruyen las células beta del páncreas, encargadas de almacenar y secretar insulina, creando una dependencia de por vida a la inyección de esta hormona. El nuevo fármaco hace dos cosas: reduce el ataque autoinmune y repone la población de células beta destruidas. Hasta ahora, los tratamientos disponibles —inmunosupresión o terapias celulares— solo podían cumplir una función o la otra, respectivamente.

“Para curar la diabetes hay que hacer las dos cosas: fabricar células que sustituyan a las que no funcionan y detener la causa”, explica Bernat Soria, director del Departamento de Regeneración y Terapias Avanzadas de Cabimer y fundador del centro. El también ex-ministro de Sanidad ofrece el rescate bancario como ejemplo: aunque se invierta dinero en reflotar los bancos, afirma, “si no resolvemos el problema que nos llevó allí, volveremos”.

La estructura del nuevo compuesto químico (BL001) está protegida por una patente de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud. Su diseño le permite activar un receptor molecular situado en la superficie de algunas células inmunes y de las células del páncreas, según explica la primera autora del estudio, Nadia Cobo-Vuilleumier. Esta interacción reduce la respuesta inflamatoria y protege a las células beta.

El mismo receptor también se encuentra en las células alfa del islote de Langerhans, que son las encargadas de almacenar y secretar la hormona glucagón. El fármaco provoca la transformación de células alfa en células beta. Este insólito fenómeno, conocido como transdiferenciación, resuelve un problema clave al que se enfrentan las terapias celulares, que es el de regenerar la población de células beta a partir de una muestra inexistente o severamente dañada. “Es muy novedosa la idea, pero finalmente tienen resultados que han convencido”, opina Gomis.

El fármaco ha tenido éxito para prevenir y tratar la diabetes en ratones transgénicos y en cultivos de tejido pancreático donado por las familias de pacientes fallecidos. El investigador principal de Cabimer, Benoit Gauthier, querría tener un medicamento viable “lo antes posible”, pero asegura que es imposible saber cuándo lo conseguirán. “Desarrollar un fármaco desde el laboratorio hasta el paciente cuesta unos 20 millones de euros. Hemos gastado tres millones ya. Si me das 17 millones mañana, en unos pocos años, si todo va bien, ya estaría en el mercado”, afirma. Además de la financiación pública, esta investigación ha recibido contribuciones de las asociaciones de padres Juvenile Diabetes Research Foundation de Nueva York (EE UU) y DiabetesCERO en España.

El compuesto patentado es solo uno de varios que ahora se crearán con el fin de identificar los que tengan umbrales más bajos de eficacia y más altos de toxicidad. Aunque a los ratones se les administró la molécula por inyección, el objetivo final es crear una pastilla. Con suerte, un medicamento como este podría crear tolerancia inmunitaria permanente. “Las empresas farmacéuticas preferirían una pastilla que los pacientes tengan que tomar de por vida, pero mi deseo es que se pueda reeducar al sistema inmune”, concluye Gauthier.

Fuente: El Pais.es/ciencia

"Todo el mundo tiene un Everest por escalar", dice Josu Feijoo, alpinista diabético que lo ha subido en 26 ocasiones y que lidera lidera la primera expedición internacional de mujeres con diabetes que esta tarde ha partido hacia Katmandú (Nepal) para escalar el Everest. Maitane García, Leyre Arana, Andrea de Mata y Loinaz Pérez tratarán de superarse a sí mismas pero, sobre todo, de demostrar que la diabetes no es ni debe de ser un impedimento ante nada.

"Es una oportunidad y un reto que en mi vida me hubiese imaginado. Estoy ilusionada y nerviosa y lo hago para demostrarme que puedo hacer cualquier cosa y, si puede servir a animar a alguien, mejor. No hay nada que haya querido hacer y no haya podido por la diabetes. Y a las mujeres, además, no se nos dan las mismas oportunidades y tenemos que tener la relevancia que nos merecemos", dijo Leyre durante la presentación del reto en el Consejo Superior de Deportes.

Porque uno de los objetivos de esta expedición es la desmitificación social de los diabéticos como personas con una enfermedad discapacitante o inhabilitante, pero también lo es combatir la desigualdad de género y conseguir la integración social de la mujer.

"La diabetes es una patología que afecta a millones y millones de personas en el mundo entero. Ha habido expediciones masculinas o mixtas, pero nunca una íntegra femenina. Para mí, el reto es que ellas lideren un grupo que pueda ser de ahora en adelante un referente a nivel internacional", dijo Feijoo. "Yo estaré para asesorarlas pero como gestión de grupo porque la expedición es femenina y ellas son las protagonistas", insiste.

Desde Katmandú, recorrerán durante 12 días los valles que separan Lukla (2.804 m) del Campo base del Everest, a 5.365 m. "Les voy a dar caña y vamos a intentar subir un poco más, al Kala Patthar, a 6.000 metros", confesaba Feijoo.

Fue la Federación Española de Diabetes quien hizo el 'casting' para seleccionar a las chicas que harían este reto. No buscaban a montañeras profesionales y trabajaron con un psicólogo deportivo -Javier Lezcano, que es el psicólogo de la Federación Española de kárate- quien tuvo charlas con ellas para buscar sus puntos débiles. Todas han seguido un entrenamiento y preparación previas.

Un proyecto solidario

El proyecto debía de haberse llevado a cabo en 2015 pero lo impidió el terrible terremoto que devastó Nepal con casi 9.000 víctimas mortales, 22.000 heridos y cuantiosos daños materiales. Lo llevarán a cabo con dos sherpas de la zona y el proyecto tiene también un componente educativo y solidario. Darán una charla educativa en el Hospital Kunde (a 4.100 metros de altura), fundado por Sir Edmund Hillary y que atiende a niños de los sherpas.

"En el trayecto pasamos por muchas aldeas sherpas sin recursos. Nosotros llevamos sensores de glucosa y para ellos somos como ciencia ficción, siguen pinchándose en las manos", explica Feijoo. En el caso de Maitane, que es monitora de diabetes y da talleres a niños, hace hincapié en la importancia de la educación. "Si has recibido una buena educación en diabetes, puedes hacer cualquier cosa. Conoces tu cuerpo y conoces la medicación. Es prueba y error. Sin tanta pedagogía se ven limitadas y les veo enfermos porque tienen una barrera que nosotras no tenemos. En los pueblos y hospitales daremos charlas pero también llevaremos material sanitario", explica la joven vasca, que es diabética desde los 10 años.

"Nuestro gran objetivo es que las diabéticas salgan de su zona de comfort por las hipoglucemias o hiperglucemias imprevistas y se den cuenta de que con un buen control todo se puede hacer", insiste Feijoo.

"El factor altura (en la subida al Everest) no le influye a un diabético de forma diferente a un no diabético. Lo que está claro es que con cualquier esfuerzo físico como 1,5 km de cuesta y comiendo lo mismo que una persona que no la padece, estamos sujetos a tener una hipoglucemia. Una persona sin diabetes puede llegar cansado o con una pájara pero nada más. Pero si te pega un bajón de glucosa es como si a un coche le quitas la gasolina. El reto es que los diabéticos empiecen a perderle el miedo a las hipotéticas hipogluciemase hiperglucemias. Con los nuevos sensores que llevamos de glucosa te dicen en tiempo real cómo estás, añade.

Por su parte, Mercedes Maderuelo, gerente de la Federación Española de la Diabetes insistía en la importancia de la normalización: "El reto Everest va a contribuir a darles visibilidad. Las protagonistas son ellas. Está en la línea de nuestro objetivo de la normalización de la patología. Es un proyecto de gran envergadura que va a marcar un antes y un después porque es pionero y va a contribuir a romper muchas barreras sociales. Todavía vivimos en una sociedad anclada en el pasado con falsos estigmas respecto a la diabetes".

Susana Pérez Amor, subdirectora del programa Universo Mujer del CSD, les mostró el apoyo del Consejo y les deseó suerte. "Sois mujeres valientes y atrevidas que demostráis que las mujeres somos capaces de alcanzar lo que nos propongamos. El deporte es mucho más que ganar medallas y subir a podios. Desde Universo Mujer domentamos el deporte fememino, el liderazgo y la transmisión de los valores a traves del deporte. Os vais a convertir en referencias de hombres y mujeres. Esperamos conseguir entre todos una sociedad mejor a través del deporte", dijo

El Programa de seguimiento farmacoterapéutico a pacientes con diabetes tipo 2 de Euskadi ha sido elegido como una de "las mejores iniciativas de la farmacia del año 2017" por la revista Correo Farmacéutico, un reconocimiento que premia la labor de aquellas personas, instituciones o empresas que con su aportación han ayudado a mejorar el mundo de la farmacia, la atención farmacéutica y la salud a lo largo del pasado año.

El director de Farmacia del Gobierno Vasco, Iñaki Betolaza, y el presidente del Consejo Vasco de Colegios de Farmacéuticos, Ángel Garay, han recibido el premio de mejor iniciativa de la Farmacia 2017 en el apartado de atención farmacéutica y educación sanitaria por el convenio de colaboración para la realización de un programa de seguimiento farmacoterapéutico integral a pacientes crónicos y polimedicados de Euskadi, el programa piloto en pacientes con diabetes tipo 2.

Esta iniciativa pretende aprovechar las potencialidades de la receta electrónica en Euskadi para reforzar el papel de los profesionales de la farmacia en el asesoramiento y vigilancia de la salud de los ciudadanos vascas.

El objetivo del programa es mejorar el uso de los medicamentos y los resultados en salud de los pacientes crónicos y polimedicados de Euskadimediante una atención farmacoterapéutica integral, "potenciando el papel asistencial de las farmacias comunitarias como establecimientos sanitarios y fortaleciendo los canales de comunicación entre los profesionales sanitarios de los distintos niveles asistenciales, a través de las TIC".

En el programa participan los centros de Salud de Zaramaga en Vitoria, EibarLandako de Durango, junto con 18 oficinas de farmacia de sus zonas de influencia y el objetivo es desarrollar el Seguimiento Farmacoterapéutico de 126 pacientes diabéticos tipo 2.

Se estima que el 6,4 % de los hombres y el 5,3 % de las mujeres de la Euskadi padece diabetes "conocida", lo que, "unido a la polimedicación en este grupo de pacientes, hace oportuna una respuesta centrada en la gestión de su medicación al objeto de conseguir una mejora en su salud". 

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha aceptado revisar la presentación del expediente de registro de sotagliflozina de Sanofi para el tratamiento de la diabetes tipo 1.

En el caso de autorizarse, el método, por vía oral, se utilizaría como un complemento al tratamiento con insulina para mejorar el control glucémico en adultos con diabetes de tipo 1. Sotagliflozina, creada en colaboración con Lexicon Pharmaceuticals, Inc. y aún en fase de investigación, es un inhibidor dual de las proteínas de transporte sodio-glucosa 1 y 2 (SGLT-1 y SGLT-2, unas proteínas que influyen en el modo en que el intestino y los riñones procesan la glucosa.

“A pesar de los recientes avances, los obstáculos que presenta el manejo de la diabetes de tipo 1 impiden que muchos pacientes alcancen los objetivos de su tratamiento. Se necesitan tratamientos que puedan utilizarse en combinación con la insulina para ayudar a las personas con diabetes de tipo 1 a controlar mejor su glucemia. Sotagliflozina es el primer inhibidor dual de SGLT-1 y SGLT-2 cuyo expediente de registro ha sido aceptado para revisión en Europa”, ha afirmado en una nota de prensa Sanofi.

La compañía confirma desear trabajar con la EMA "mediante el proceso de revisión con el objetivo de poder llevar este posible tratamiento a los pacientes”.

La solicitud de autorización de comercialización presentada a la EMA se basa en los datos del programa de ensayos clínicos inTandem, que consiste en tres ensayos clínicos fase III que evalúan la seguridad y la eficacia de sotagliflozina en aproximadamente 3.000 adultos con un control insuficiente de la diabetes de tipo 1.

Eli Lilly and Company y Sigilon Therapeutics han anunciado una colaboración a nivel global para el desarrollo de terapias celulares encapsuladas para el potencial tratamiento de los pacientes con diabetes tipo 1. El objetivo del tratamiento celular encapsulado, un área emergente de investigación biofarmacéutica, es liberar el potencial terapéutico de las células para tratar enfermedades graves sin necesidad de inmunosupresión.

De hecho, en la diabetes tipo 1 las células beta pancreáticas son destruidas por el sistema inmune, pudiendo provocar hiperglucemia (altos niveles de azúcar en sangre) y complicaciones a largo plazo si los niveles de glucosa no se controlan de manera efectiva.

Fruto del acuerdo entre ambas entidades, Sigilon creará productos patentados compuestos por células madre pluripotentes inducidas, un tipo de célula madre derivada de células adultas que han sido diseñadas dentro de células beta pancreáticas productoras de insulina diferenciadas y encapsuladas usando la tecnología 'Afibromer' de Sigilon. La finalidad de estos productos es restaurar la producción de insulina durante periodos sostenidos sin desencadenar una reacción inmune.

La investigación que ha llevado al descubrimiento de biomateriales 'Afibromer' ha sido financiada por JDRF International y la Fundación benéfica de Leona M. Helmsley y Harry B. Helmsley y liderada por Daniel Anderson y Robert Langer, del Instituto de Tecnología de Massachusetts y el Hospital de Niños de Boston (Estados Unidos).

Sigilon será responsable de todas las actividades de desarrollo y los costes relacionados con la colaboración hasta la presentación de una nueva solicitud de medicamento en investigación. Tras el envío de la solicitud de medicamento en investigación, Lilly será responsable de todas las actividades y costes de desarrollo clínico y comercialización relacionados con la colaboración.
Asociate

Próximas Actividades

Sin eventos

Calendario actividades

Abril 2018
L M X J V S D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6