siguenos facebook

Este pasado Sábado 18 Febrero de 2017, tuvo lugar el 4º Diabetes Experience Day en la Universidad Carlos III de Leganés (Madrid).


Encuentro en el que profesionales, laboratorios y particulares mostraron los estudios más punteros (los primeros); los avances en tecnologia respecto al control, y seguimiento de la diabetes (los segundos); y situaciones y experiencias personales (los últimos)-


Dia entretenido, con un ambiente agradable y  un evento bien organizado; respecto al cual, si tuviera que señalar algo menos positivo (que no negativo ni malo) comentaría el caos que se produjo durante la hora de la comida, en la que se vieron desbordados de gente, lo que obligo al público a soportar largas colas y tiempo de espera.


Esta situacion provoco, en muchos asistentes, (entre los que me encuentro) que al final no pudiesemos acudir a los talleres en los que estabamos inscritos antes que comenzaran las conferencias de la tarde.


Pero bueno, al final el balance....GENIAL; si puedo, hasta el proximo año

 

Sylvia

Hoy quería hablaros de una fábula que a mí me contaron de pequeño y que todos vosotros conocéis. Es la fábula de la Cigarra y la Hormiga.

Cada vez me encuentro más por las redes sociales, personas y organizaciones que se hacen ver, oír y notar dando excelentes consejos y recomendaciones. Es evidente que el trabajo y concienciación de muchas personas está consiguiendo que cada vez se hable más de la diabetes, y debemos felicitarnos por ello. Sin embargo, como en todo, algunos, además de hablar, quieren y viven de esto, por cierto, muy legítimo por su parte.

También veo aquí muchos cánticos y frases bonitas que, sinceramente, no aportan nada práctico en la vida cotidiana de las personas con diabetes. O quizás sí pero que, como dice la fábula, uno se dedicaba a cantar y el otro a trabajar todo el año. Me preocupa que se manipule a las personas necesitadas de respuestas a sus problemas, y que se dé una mala imagen de lo que es y hacen las asociaciones de pacientes. Me gustaría que estas nuevas estrellas de las redes sociales tuvieran un acercamiento a las asociaciones de personas con diabetes, y a su federación nacional, e intentaran colaborar y no ignorar a quienes les defendemos frente a las instituciones cada día.

Es evidente, y así lo entiendo yo, que las asociaciones tenemos vocación de hormigas, y que no tenemos el glamour y la habilidad de otras personas, pero ignorar, criticar o mostrar indiferencia hacia las Asociaciones o hacia FEDE no ayuda en nada al colectivo. Solo quiero hacer un llamamiento a todas las personas y colectivos de bien, para que no se dejen seducir por esos cánticos de la cigarra, porque la realidad es que los verdaderos defensores son las asociaciones de pacientes que, con humildad y constancia, trabajamos cada día para todos vosotros.

Afortunadamente, cada vez contamos con más apoyos y con más personas que se acercan a nosotros y hacen que esta familia cada vez sea más grande.

Si escribo sobre esto, es porque debemos ser prudentes y no dejarnos seducir por todo lo que circula en Internet.

    

RECORTESEl pasado día 14 de octubre celebramos el 30 aniversario de la Federación Española de Diabetes (FEDE) y tuvimos la suerte de contar con ponentes de excepción, que trasladaron su visión sobre cuál es la actual situación de la diabetes en España.

No voy a entrar en detalles de todo lo que ahí se dijo, pero sí hay una cuestión que quiero compartir y que se debatió: la discriminación que sufre el colectivo en las diferentes etapas de su vida. Y es que, si se tiene diabetes, irremediablemente se será objeto de diversas discriminaciones. De entrada, cuando se trata de un niño con diabetes, los padres tienen que concienciarse de que será muy complicado contar con profesionales sanitarios en su centro de enseñanza y que, por lo tanto, su integración en la escuela será más complicada que la del resto de sus compañeros.

Tras esto, cuando se esté iniciando un proyecto de vida, cursando estudios universitarios o haciendo una primera incursión en el mundo laboral, por ejemplo, también he de decir que, a día de hoy, se tendrán una serie de limitaciones e impedimentos para acceder a determinados puestos de trabajo de la administración pública. Y da igual la preparación académica y / o física que se tenga; si se tiene diabetes no hay alternativa a continuar por esta vía.

Y finalmente, cuando poco a poco se va consolidando tu vida y comienzas a pensar a largo plazo y deseas acceder a una póliza de salud privada, la respuesta sigue siendo la misma: DISCRIMINACIÓN, puesto que el colectivo está excluido de poder contratarla.

Visto este recorrido, la conclusión que se saca es más que obvia: una falta de ajuste de la realidad del siglo XXI a los avances médicos y clínicos en diabetes. Mi mensaje final, no obstante, es de esperanza al mismo tiempo que realista, puesto que, hoy por hoy, la gran apuesta de FEDE es trabajar para acabar con estas injusticias, y espero que, más pronto que tarde, os pueda dar buenas noticias al respecto.   

Una sonrisa no cuesta nada,
Pero vale mucho.
Enriquece a quien la recibe,
sin empobrecer a quien la da.CHICA
Apenas dura un instante,
pero su recuerdo puede ser eterno.
Nadie es tan rico que no la necesite,
ni tan pobre que no pueda darla.Crea felicidad en el hogar
y facilita los negocios.
Es la señal visible de la amistad.
Una sonrisa da reposo
a quien está fatigado
y coraje a los más débiles.
No sé puede comprar. prestar, ni robar,
porque es algo que no tiene valor
hasta que se entrega.
Y si alguna vez
usted encuentra una persona
que no sabe sonreir,
sea generoso y dele la suya,
porque sepa que nadie
tiene tanta necesidad de una sonrisa
como aquel que es incapaz de darla.

DEPRESIONTodo empezó un mes de Mayo, acababa de incorporarme  a mí trabajo (soy enfermera en un Geriátrico) tras una baja de 8 meses por fractura del humero izquierdo.Todo iba muy bien hasta que comencé con mareos, fui a mí médico de familia y me hice una analítica rutinaria, a la semana llegó  la noticia, tenía la glucemia elevadísima, la doctora llamó a mi casa por teléfono ya que no creía que esos resultados fuesen correctos (yo no tenía antecedentes familiares ni ningún síntoma indicativo de diabetes) pero sí, tras hacerme una glucemia capilar, el diagnóstico se confirmó, tenía DIABETES. Esta noticia me cayó como un jarro  de agua fría, recuerdo que mi mayor preocupación esa mañana era que no podría volver a ponerle nunca un azucarillo al café que todos las mañanas tomo con mis compañeras de trabajo,y la tarta de mi cumpleaños , y los sábados por la noche ¿qué iba a cenar? y si salía de fiesta ¿ qué iba a beber?... en fin, un montón de dudas y preguntas de las que ahora me río.

Durante dos años estuve controlada sólo con dieta y ejercicio ya que los antidiabéticos orales me producían muchos efectos secundarios y fue un Marzo cuando comencé, por orden del Endocrino, a ponerme insulina (mis glucemias se habían alterado, podía tener 397mg/dl y estar asintomática lo cual me preocupaba bastante y cuando el endocrino me dijo que debía comenzar a pincharme insulina no me cayó como un jarro de agua fría, sino que fue un gran alivio para mí aunque no lo creáis).

Actualmente tengo 34 años, y lo cierto es que no es fácil, ya que hace 4 años no era diabética, hace 2 años no necesitaba insulina, y ahora soy diabética y además insulinodependiente.

La vida me ha cambiado en muchos aspectos, tengo que estar más pendiente de lo que bebo, de lo que como, de a que hora, que cantidad…. pero realmente es todo lo complicado que cada uno lo quiera hacer, y es aquí donde os voy a citar unas frases que un amigo me dijo una vez, al principio no te dicen nada pero no tarde a ver que son ciertas:

“Hay que vivir CON la diabetes, no PARA la diabetes”

“La diabetes es para OCUPARSE no para PREOCUPARSE”

Cada 4-6 meses voy a la revisión de endocrino, cosa muy importante e insustituible a mi modo de ver, ya que para llevar un buen control es importante seguir las pautas del especialista.

De revisión a revisión me surgen mil dudas, y para solucionarlas “echo mano” de la enfermera de pruebas funcionales de endocrino del hospital de donde vivo y de la Asociación de diabéticos ADEZARAGOZA, tanto en un sitio como en otro he encontrado la ayuda que en ese momento exacto necesitaba, cualquiera que fuera la duda o por “tonta”que me pareciera la han tratado con la seriedad que en ese momento tenía para mí.

Día a día llevo una vida normal, trabajo de enfermera y entre las miles de cosas que solemos llevar en los bolsillos del uniforme yo he añadido un par de sobres de azúcar por si acaso, también llevo en todos mis bolsos; en mí dieta, aunque como de todo, predomina la verdura y la plancha y suelo hacer 5 comidas al día; suelo salir a caminar o hacer bicicleta casi todos los días entre  45 minutos y  1 hora como muchas otras personas diabéticas o no; los fines de semana salgo de fiesta con mi novio y mis amigos, ceno “con conocimiento”y sustituyo los cubatas por alguna cerveza, agua o algún refresco Light o sin azúcar.(puedes divertirte igual bebiendo menos o incluso nada)

 En resumen, llevo una vida normal, con un poco más de control que hace 4 años, pero no es malo, pienso que todo el mundo debería controlar más su alimentación y hacer ejercicio a diario.También tengo que deciros que como todo el mundo tengo mis días de bajón y es ahí donde entra mi familia, mi novio y una amiga muy, muy especial que ha estado  y está conmigo en todo momento, bueno y malo, desde aquí agradecerles a los cinco su paciencia y comprensión.

Muchas gracias a todos.

1260231081

Asociate

Próximas Actividades

Sin eventos

Calendario actividades

Julio 2018
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5