siguenos facebook

En torno a la diabetes han surgido varios mitos. Uno de estos es que la diabetes se cura. Hay que recordar que esto no es cierto, ya que solamente se puede controlar. Este control puede llegar a ser tan adecuado que prácticamente todos los parámetros pueden estar dentro de los niveles normales. Sin embargo, la alteración que hay en la diabetes mellitus tipo 2 no es reversible, y mucho menos en la diabetes tipo 1, y si no se toman medidas para controlar sus consecuencias los parámetros bioquímicos no se normalizarán. Otro mito señala que las mujeres con diabetes no pueden tener hijos. Es una afirmación totalmente falsa. No existen alteraciones corporales ni funcionales que impidan un embarazo. Pero sí es cierto que el embarazo es una situación que casi siempre empeora la diabetes mellitus por lo que habitualmente es más difícil controlar la enfermedad. Además muchos de los medicamentos empleados para la diabetes mellitus tipo 2 no se pueden usar durante el embarazo por lo que hay que retirarlos y sustituirlos por otros. Prácticamente el único fármaco que se usa durante el embarazo es la insulina. Además, las necesidades de insulina varían a lo largo del embarazo por el propio desarrollo del feto, los cambios hormonales, y los cambios propios del embarazo.

También se dice que la diabetes es contagiosa. La diabetes mellitus no es contagiosa ya que no se puede transmitir a otro ser humano. No es contagiosa por ningún medio, ni siquiera de una mujer embarazada a su hijo. Lo que sí es cierto es que tiene un componente hereditario, y que hijos o familiares de pacientes diabéticos tipo 2 tienen más riesgo de presentar diabetes a lo largo de su vida que aquellos cuyos familiares no son diabéticos.

Relación directa

La vía que más se recomienda para informar a sus pacientes es la oral. No hay una forma única de dar información al paciente o familiares y de comunicar o notificar la patología que le afecta, sino que existen tantas como médicos y enfermos.  Para eso, hay que ver cuándo es el mejor momento para dar la información, adaptando la estrategia y dar la noticia según el paciente, dosificando la información. También se pueden ofrecer reuniones y talleres de todo tipo con los pacientes que les permitan conocer su enfermedad. Pero no hay que olvidarse del tratamiento individualizado, fomentando la educación en diabetes y apoyando las actividades deportivas. Las charlas a pequeños grupos de enfermos puede ser otra opción.

Webs

La información disponible hoy día en internet, generalmente, es una buena fuente de consulta, y sirve de apoyo para mejorar el conocimiento de la enfermedad diabética. Sin embargo, como sucede en todos los ámbitos del conocimiento, a menudo esa buena o mala utilidad depende de usuario que la maneja. Existe un amplio desconocimiento de la enfermedad, debido a que no hay una buena base educativa que permita interpretar los datos que están en internet, de la manera más adecuada, eso es lo hace que a menudo, la información pueda generar confusión si el paciente no recurre a otras fuentes más directas de comunicación.

Para evitar la existencia de confusión en la obtención de datos a través de internet se pueden seguir unos consejos que pueden orientar a confiar en la página a la que se accede, que deben ser fuentes y recursos que contengan información contrastable y contar con un buen criterio de selección de la fuente. Con esto se conseguirá que la información que maneje el paciente sea lo más veraz posible, evitándole la confusión que le pueda generar una información no fidedigna.

Objetividad

Por eso, el paciente debe recurrir a aquellas páginas avaladas por organizaciones, como las sociedades de endocrinología y otras asociaciones médicas o de enfermería, o las que cuentan con la colaboración de grupos de investigadores. En general, todas aquellas que provengan de cauces científicos u oficiales. Las asociaciones de pacientes, al contar todas ellas con asesoramiento médico profesional, suelen ser buenos filtros de todas las fuentes incorrectas que le llegan al paciente.

La información debe ser objetiva sin ánimo de generar falsos mitos, creencias, y expectativas; una información asequible para el entendimiento de población no adiestrada en el manejo de la diabetes, que no les haga tomar medidas perjudiciales para su salud.

Fuente: El Médico Interactivo

A veces, sin quererlo o incluso con la mejor de las intenciones, puedes hacer sentir mal a un pariente o amigo que vive con esta condición. Por favor, no te hagas eco de esas frases y comentarios.

Opinar sobre cualquier condición de salud de otra persona es algo delicado que requiere de sutileza, delicadeza y empatía. Pero a veces incluso con la mejor de las intenciones podemos herir los sentimientos de alguien que está haciendo todo lo que puede por mantenerse saludable.

En el caso de la diabetes tipo 1, muchísimos pacientes están cansados de escuchar frases imprudentes que usualmente veces se fundamentan en mitos asociados a esta condición. 
En un foro en español, Víctor Mercado recuerda la vez en que le dijeron: “Comerte un caramelo para ti es como comerte una granada, ¿verdad?”. A Mila Ferrer, madre de un joven diabético, la que más le ha molestado fue: “No te cuidaste durante el embarazo y por eso nació así”.


“Lidiar con diabetes tipo 1 o cualquier tipo de diabetes es agotador en muchos sentidos, especialmente cuando tienes que lidiar con gente con esas ideas preconcebidas de la enfermedad”, explica Jennifer Lavallee, en un artículo para la revista Self.

“Experimentar bajos niveles de azúcar, lidiar con el alto costo de los medicamentos y manejar el estrés relacionado con la diabetes son efectos fastidiosos de vivir con esta condición a la que estamos atados de por vida. Con lo que me niego a convivir es con el estigma asociado al ser diabético”, explica Lavallee, en un artículo para la revista Elle.

La información, el sentido común y ponerse en los zapatos del otro son elementos clave para no incurrir en estos errores.

“Aconsejaría a cualquiera que conozca a alguien con diabetes que piense antes de hacer una pregunta o comentario que puede sonar como insensible”, dice Marci Thiessen en un artículo publicado para Beyond Type 1. “Que tus palabras provengan de la compasión y el deseo de entender y no de insensibilidad o torpeza”, insiste.

Esta guía también puede ayudarte.

1. “Será que comías demasiado dulce?”

La diabetes tipo 1 no se origina por malos hábitos alimentarios. Se trata de una condición autoinmune que no es prevenible, ni curable.

2. “Pero ¿cómo es posible que tengas diabetes si eres delgado/a?

La diabetes tipo 1 no tiene relación con el sobrepeso, a diferencia de la diabetes tipo 2 (lo que tampoco avala el decirle lo mismo a alguien con diabetes tipo 2). La apariencia física de la persona no es indicador de la enfermedad y nunca se deben establecer asociaciones automáticas.

3. “A mi tía con diabetes le amputaron una pierna”

Nadie con diabetes quiere escuchar esto. Aunque pueda ocurrir, la persona no necesita un recordatorio de las posibles complicaciones de la diabetes y la ciencia ha avanzado mucho para intentar prevenirlas.

4. “No sé cómo puedes inyectarte. Qué horrible”

En primer lugar, no es tan malo como parece y en segundo es la única forma en que tu amigo/a o pariente tiene para mantenerse saludable. Necesita apoyo, no recordatorios de lo inconveniente de vivir con esa condición a diario.

5. “No te comas eso”

El paciente es responsable de sus decisiones y consecuencias y salirse de la dieta esporádicamente está bien siempre y cuando lo planifique con el resto de sus comidas y aprenda a ajustar sus dosis de insulina. Aunque tu preocupación sea genuina, no lo hagas sentir culpable.

6. “Te inyectas insulina, ósea que tienes la diabetes mala”

Ninguna diabetes es buena y eso simplemente hará sentir peor al paciente. Ambos tipos de diabetes conllevan riesgos que no es sano estarle recordando constantemente al individuo. 
“Tienes que probas esta receta natural de mi abuela que le quitó la diabetes”. 
Mucho cuidado con consejos de sabiduría popular que, no sólo son errados, sino que pueden poner en peligro la vida del paciente. La única persona que puede recetar algo es el médico.


¿Qué responder?

A las personas con diabetes que escuchan estos comentarios, los expertos dan algunas herramientas para manejarlos.

  • Infórmate. Cuanto más sepas de tu condición, ese conocimiento te empoderará y te ayudará a responder con fundamento a mitos o falsas creencias.
  • Rodéate de personas que te apoyen y motiven. No siempre podrás evitar los comentarios imprudentes, pero puedes escoger con quiénes pasas más tiempo.
  • Sé honesto. No te quedes callado. Con respeto y cortesía responde y explícale a la persona por qué lo que dijo es o no correcto y cómo te hizo sentir. Le estarás haciendo un favor y quizá salvando esa relación.

Fuente: Univisión.com

La Federación Española de Diabetes (FEDE) recomienda seguir algunos consejos para disfrutar de las celebraciones Navideñas, sin tener que descuidar la salud y el control de la diabetes.

Una Navidad saludable pasa por tomar las decisiones adecuadas a la hora de planificar los menús, comprar los alimentos y disfrutar de las comidas en estas fechas.

Para ello, la Federación Española de Diabetes (FEDE) ha elaborado una serie de consejos para todos los públicos, aunque dirigido muy especialmente a las personas con diabetes, para disfrutar de los sabores, olores y colores de las celebraciones navideñas, sin tener que descuidar la salud y el control de la diabetes. Andoni Lorenzo, presidente de FEDE, ha detallado estas recomendaciones en un vídeo en el que explica “la importancia de mantener los hábitos saludables y el control de nuestra diabetes en estos días”, a lo que añade que “cada uno de nosotros somos los responsables últimos de las decisiones que tomamos a lo largo del día en relación a nuestra salud”.

Estos consejos están pensados para que, desde la preparación del menú de Navidad, hasta el momento de disfrutar del mismo, pasando por la compra en el supermercado, las personas que quieran cuidar de su salud cuenten con la información y las herramientas necesarias para tomar las decisiones más adecuadas y saludables.

En este sentido, desde FEDE, en primer lugar, se recomienda planificar los menús de Navidad con antelación, empleando el Método del Plato Saludable de Harvard, que permite elaborar una propuesta apropiada para la salud y el control de la diabetes, favoreciendo la presencia de productos de origen vegetal, que deben suponer, al menos, un 50% del total de los mismos. También se recuerda que una buena planificación incluye la elaboración de una lista de la compra, que ayude a adquirir solo los alimentos necesarios y adecuados.

También se hace énfasis en la necesidad de prestar atención al etiquetado de los productos, no dejándose llevar por los reclamos publicitarios sin antes consultar el detalle de los ingredientes y la información nutricional de los alimentos. Además, se invita a evitar la compra de productos poco saludables y se recomienda optar por productos frescos y de temporada.

Para disfrutar de las comidas y cenas familiares, se aconseja finalmente evitar los excesos y considerar el total de los alimentos ingeridos estos días, buscando el equilibrio y moderando, especialmente, el consumo de aquellos que pueden tener un mayor impacto sobre el control de la glucemia, como el alcohol o los dulces navideños. Además, se recuerda también que en estos días no se debe dejar de lado la práctica de ejercicio, un gran aliado para el control de la diabetes; y que es importante consultar con los profesionales sanitarios de referencia para el paciente, ante cualquier duda o consulta.

Ver video: https://www.youtube.com/watch?v=t8uFNi3-1lA&feature=youtu.be

La podología cobra vital importancia en aquellas personas que padecen de diabetes, por ello es esencial prestar especial atención a los pies cuando se tiene esta enfermedad.

La podología es fundamental para tratar los problemas de los pies, no obstante, en el caso de aquellas personas que padecen de diabetes, su importancia se incrementa exponencialmente pues, aunque el cuidado de los pies siempre es clave para la salud de cualquier persona, es sabido que los diabéticos corren mayores índices de riesgo a desarrollar ciertos problemas.

La podología es la profesión sanitaria que se encarga de todo aquello relacionado con los pies, incluyendo investigación, prevención y tratamiento. Aquellas personas que padezcan dicha enfermedad deben asegurarse de realizar visitas con determinada frecuencia al profesional de podología, pues en su caso, la importancia de esta disciplina se ve incrementada.

Especialmente cuando se trata de personas diabéticas los profesionales de podología cobran una especial importancia como agentes sanitarios para tratar las distintas afecciones de los pies. En los casos de tratamiento de pie diabético, una de las cuestiones principales es que, es muy frecuente en estas personas padecer de neuropatía periférica, la cual deriva en cierta pérdida de sensibilidad en las extremidades, lo que, a su vez, incrementa el peligro de desarrollar problemas graves a partir de cualquier pequeña anomalía. Por ejemplo, partiendo de una leve herida, por un lado, se experimentarán mayores dificultades para la curación, y por otro, debido a que no se sentirá el mismo dolor, tanto se dificultará la sanación como se puede no prestar la atención necesaria al problema.


Por ello, y para evitar en todo caso llegar a estos extremos, es esencial realizar visitas periódicas a la consulta de podología de manera preventiva. Además, cuando se padece diabetes, se debe prestar especial atención a los pies. Observarlos y cuidarlos diariamente es esencial, pues cualquier problema en las uñas, una heridita, un pelo enquistado, una astillita clavada, etc. podría confluir en consecuencias desastrosas para estas personas.

Será quehacer personal de aquellas personas que sufran de diabetes preocuparse de llevar a cabo un correcto mantenimiento de sus pies, y en el caso de experimentar alguna anomalía, además de acudir a la Seguridad Social, siempre será recomendable ir a un podólogo que, como especialista en este ámbito, verificará la situación y aportará su valoración personal al caso concreto.

Fuente: enfemenino.com/salud

La herencia desempeña un papel dominante en la diabetes, no obstante, hay muchos casos en los cuales no pueden identificarse defectos hereditarios demostrables con la enfermedad. Es decir, que el inicio del padecimiento coincide con trastornos emocionales o están muy estrechamente relacionados con ellos.

Se ha demostrado, que en estudios de estrés experimentales se han presentado varios cambios metabólicos en los diabéticos, los cuales parecen tener un alto grado de especificidad para esos pacientes.

En los casos demostrables de pacientes en estrés bajo estudio, su estado de ánimo se vinculó a personas muy significativas en su vida y desarrollo emocional, en ese momento con fuertes conflictos psicológicos.

Por ejemplo, los niños diabéticos se emberrinchan cuando se les prohíbe alimentos apetecibles, igual pasa en los adolescentes con sus dietas restrictivas, que en actividades recreativas se aíslan.

Esa conducta es medible por sus amigos, y el adolescente se siente diferente de sus compañeros de tertulia, y muchas veces son considerados asociales, conducta resultado de sus limitaciones dietéticas.

La ansiedad de los padres es transmitida rápidamente al diabético, por lo que se recomienda a cada paciente realizar su propia adaptación a los numerosos factores que provocan ansiedad asociados a la enfermedad.

Estos pacientes suelen tener deseos compulsivos de comer, que se intensifican durante los períodos de soledad, tristeza y tensión, y dadas sus ideas suicidas, alteran deliberadamente su equilibrio metabólico.

La educación y la psicoterapia de apoyo son parte importante del conjunto para tratar al diabético, aliviar la ansiedad y la depresión, controlar la obesidad, sumado al tratamiento para controlar su glucemia.
Asociate

Próximas Actividades

Sin eventos

Calendario actividades

Abril 2019
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5