siguenos facebook

La falta de actividad física y el consumo desmedido de productos chatarra y comida rápida, se encuentran entre las causantes principales del aumento de sobrepeso  en la niñez. Y con ello, las tasas de diabetes infantil se están disparando.

“Tenemos sobrada evidencia científica al respecto. Por ello instamos a los padres a preparar la comida en casa, ser productivos en la alimentación de sus hijos. Es económico, incentiva la convivencia familiar y se inculcan hábitos alimenticios sanos en las nuevas generaciones”, dijo Gail López, del Centro para el Estudio de Peso y Salud de la Extensión Cooperativa.

Por ello, la experta recomienda estar atentos a lo que los niños coman, reducir o limitar el consumo de comida rápida, refrescos y bebidas con alto contenido de azúcar. Motivarlos para que consuman más frutas, verduras y jugos de frutas.

También es importante motivarlos a pasar más tiempo en actividades físicas y menos horas frente al televisor, los video juegos o la computadora.

López señala otra forma de ayudar a los niños a evitar la obesidad infantil.

“Nosotros mismos tenemos que mejorar nuestra alimentación y ser mas activos. De esa manera ayudamos a los pequeños de la casa y a nosotros mismos, mucho más que solamente hablando y haciendo lo contrario”.

La diabetes es una de las patologías de mayor atención por parte de las instituciones internacionales de salud. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 347 millones de personas presentan en la actualidad esta afección.

El 90% de los casos son del tipo 2, la clasificación que está relacionada con el rápido aumento de peso, la obesidad y la inactividad física.

Se entiende por diabetes a la falta de insulina o la resistencia que hace el cuerpo al uso correcto de esta hormona que se origina en el páncreas. Explicó Guillermo Dieuzeide, endocrinólogo y miembro de la Sociedad Argentina de Diabetes, que sin esta hormona el nivel de glucemia (azúcar en sangre) se eleva en el torrente sanguíneo ocasionando daños en las arterias, tejidos y órganos.

Es por esa razón que la diabetes origina complicaciones como ceguera, amputaciones, insuficiencia renal y problemas en el corazón. “Estamos en una etapa importante de la enfermedad, que impone cada vez más desafíos. También creo que estamos encontrando cada vez más respuestas”, dijo el especialista, quien ha sido conferencista en varios congresos de medicina en Venezuela.

Tecnología, entendimiento y conciencia
El doctor Dieuzeide comentó que las nuevas opciones terapéuticas que se han desarrollado permiten lograr un mejor control glucémico. “Todo el esfuerzo de los últimos años se ha volcado a tratar de lograr insulinas cada vez más seguras, que se adapten al estilo de vida del paciente y que sean amigables.


Los regímenes hormonales se han ido simplificando, lo cual hace que los pacientes se sientan más confortables y más seguros de su tratamiento”, agregó.

En ese sentido, señaló como un gran avance el advenimiento de las insulinas análogas. Explicó que la insulina tradicional se obtiene del páncreas de bovinos o porcinos, tiene cierta similitud con la insulina humana pero no es exactamente igual.

Hoy la hormona se hace con ingeniería genética, que permite reemplazar algunos elementos para que se pueda adaptar a una mejor disponibilidad en sangre, actuando mucho más rápido o más lento de acuerdo con la necesidad del paciente.

Por otra parte mencionó que ha habido un gran avance en la inyección de la insulina. “Ya no es la vieja jeringa que antes se tenía que hervir. Hoy las lapiceras (pen) o las nuevas flex touch, son absolutamente versátiles y con una gran facilidad de aplicación y con dosis exactas”, indicó.

Las investigaciones para conocer la diabetes y las maneras de tratarla llevan a que hoy surjan planteamientos para que los pacientes con tipo 2 no retrasen el uso de insulina. “Muchas veces se incurre en lo que nosotros llamamos la inercia clínica, el paciente va demorando la aplicación de la hormona por miedo a las inyecciones o la complejidad del tratamiento o porque considera que está en una etapa final, y eso lo perjudica notoriamente, porque mientras ese retardo se va suscitando empiezan a presentarse las complicaciones que queremos evitar”, recalcó.

El galeno acotó que cuando la persona está en tratamiento con uno o dos medicamentos orales y no logra un buen control de la enfermedad, se interpreta que probablemente necesita insulina, la cual debe administrarse de manera adecuada y en la dosis correcta, tratando de no generar situaciones problemáticas como hipoglucemias. Refirió que en los países de mayor desarrollo social y tecnológico las expectativas de vida de los pacientes con diabetes bien controladas es similar al ciudadano sano.

El doctor Dieuzeide considera que el buen control de la diabetes se logra con tres factores:

• La toma de conciencia por parte del paciente que aprende y se ilustra de su condición y actúa para evitar las complicaciones, llevando una mejor alimentación, actividad física y haciendo uso preciso de la medicación.

• El monitoreo médico para prevenir o tratar oportunamente cualquier complicación

• El soporte social y familiar del paciente.

El especialista está convencido que los mejores pacientes están en la sociedad que los ayuda enfrentar su condición, con sistemas de seguridad social que le da los medios y una familia que los acompaña.

El uso de células madre para conseguir células secretoras de insulina y la terapia génica son los caminos marcados por los investigadores para lograr que la cura de la diabetes esté más cerca, según han destacado diferentes expertos en el marco del ‘Diabetes Experience Day’.

Trasplantar a personas con diabetes que no tienen una masa suficiente de células beta para mantener unos niveles de glucosa sanguínea adecuados, células sanas que producen y liberan insulina es una teoría que los investigadores han testado que funciona, gracias al trasplante de islotes pancreáticos procedentes de donantes cadavéricos.

El objetivo, ahora, es buscar una fuente de células a partir de las cuales se puedan obtener células secretoras de insulina en cantidades suficientes, para que la terapia celular pueda ser una realidad aplicable a las personas con diabetes. “La idea es trasplantar a personas con diabetes células que producen insulina y protegerlas del ataque del sistema inmune, lo que nos llevaría a conseguir curar la diabetes”, ha señalado Franz Martín, coordinador del Programa de Investigación 2 del Ciberdem.

Además, la directora del CBATEG-UAB, Fátima Bosch, presentará los avances de su grupo en el que han conseguido curar completamente la DM1 en perros, modificando los genes para lograr que capten la glucosa por los músculos.

La semana pasada la revistaJournal of the American Medical (JAMA) publicó el primer  y único estudio sobre  el beneficio de la monitorización continua de glucosa (CGM) en pacientes con diabetes tipo 1 que se inyectan insulina varias veces al día. El estudio confirma la mejoría en los niveles glucémicos de las personas que utilizan la monitorización continua de glucosa.

El estudio llamado DIAMOND liderado por Roy W. Beck, MD, Ph.D., del Centro Jaeb para la Investigación en Salud, Tampa, Florida, y sus colegas asignó al azar 158 adultos con diabetes tipo 1 que estaban usando múltiples inyecciones diarias de insulina y cuya hemoglobina era de 7,5. El dispositivo de monitorización continua de glucosa empleado en el estudio fue el Dexcom.

La monitorización continua de la glucosa con mediciones de la glucosa cada cinco minutos, además de alertar del nivel de glucosa baja y alta y de indicar la tendencia de la glucosa, tiene la capacidad de informar mejor de las decisiones del manejo de la diabetes que las pruebas de glucosa en sangre tradicionales que se llevan a cabo varias veces al día.

En este estudio del que hablamos, el 93 por ciento usó monitorización continua de glucosa seis días. La reducción media de la HbA1c desde el inicio fue de 1,1 por ciento a las 12 semanas y de 1,0 por ciento a las 24 semanas.

“Entre los adultos con diabetes tipo 1 que usaron múltiples inyecciones diarias de insulina, el uso de monitorización continua de glucosa en comparación con la atención habitual dio como resultado una mayor disminución en el nivel de HbA1c durante 24 semanas. Se necesitan más investigaciones para evaluar la eficacia a más largo plazo, así como los resultados clínicos y los efectos adversos “, escribieron los autores.

En otro estudio, Marcus Lind, MD, Ph.D., de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, y sus colegas asignaron al azar 161 individuos con diabetes tipo 1 y HbA1c de al menos un 7,5 por ciento tratados con múltiples inyecciones diarias de insulina para recibir tratamiento con monitorización continua de glucosa o tratamiento convencional durante 26 semanas, separados por un período de lavado de 17 semanas. El objetivo del estudio fue analizar el efecto de la monitorización continua de la glucosa sobre el control glucémico, la hipoglucemia, el bienestar y la variabilidad glucémica.

Los investigadores encontraron que la HbA1c promedio fue 7,92 por ciento durante el uso de la monitorización continua de glucosa y 8,35 por ciento durante el tratamiento convencional. De los 19 otros resultados que incluyeron medidas psicosociales y diversas medidas glucémicas, seis tuvieron significación estadística, favoreciendo la monitorización continua de la glucosa en comparación con el tratamiento convencional. Cinco pacientes en el grupo de tratamiento convencional y uno en el grupo monitorización continua de glucosa presentaron hipoglucemia grave.

Una de las complicaciones más habituales en diabetes son los problemas de visión que pueden llegar a desencadenar ceguera. Por ello, desde la Federación Española de Diabetes (FEDE) se apuesta por la prevención y celebra que 2017 haya sido declarado “Año de la Retina”.

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en edad laboral. De hecho, el 23% de los pacientes con diabetes desarrollarán esta patología 5 años después del diagnóstico.

En España más de 1.000.000 de personas con diabetes (cerca de 6.000.000 la padecen) tienen problemas de visión, la mayoría por retinopatía diabética, una de las complicaciones más habituales de la diabetes y en la que es fundamental apostar por la prevención y la concienciación. Teniendo en cuenta estas cifras, la Federación Española de Diabetes (FEDE) se suma y celebra la iniciativa puesta en marcha por la Fundación Retinaplus+, que agrupa a los profesionales médicos especialistas en oftalmología y expertos en retina de toda España, de promover que este año se dedique una especial atención a la retina. ”2017 Año de la Retina en España" es una iniciativa de la Fundación Retinaplus+ considerada por el Gobierno de España como acontecimiento de excepcional interés público. El objetivo de este año excepcional es concienciar a la comunidad médica, a las administraciones públicas y a la sociedad, de la importancia de un diagnóstico y tratamiento precoz de las enfermedades de la retina con el fin de reducir la prevalencia de ceguera evitable en nuestro país”, señala la presidenta de la Fundación Retinaplus+, la Dra. Marta Figueroa. Por este motivo, FEDE y la Fundación Retinaplus+ realizarán acciones conjuntas para impulsar y concienciar sobre esta realidad.

El objetivo de este acontecimiento no es otro que el de reducir la prevalencia de la ceguera evitable en España contribuyendo a mejorar el conocimiento de las enfermedades de retina por parte de la población y a una atención multidisciplinar y coordinada por parte de las distintas especialidades. La degeneración macular es la causa más frecuente de ceguera en pacientes con edad superior a 50 años y la retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en edad laboral. De hecho, las cifras señalan que el 23% de los pacientes con diabetes desarrollarán esta patología 5 años después del diagnóstico, el 60% la padecerán a los 10 años y el 80% a los 15 años. Sin embargo, a pesar de la evolución que experimenta la enfermedad en la retina, tan sólo el 20-30% de las personas con diabetes se somete a una revisión anual de retina para detectar signos de retinopatía y más del 50% de ciegos por diabetes nunca habían acudido al oftalmólogo.

Por ello, desde FEDE se apuesta por la prevención como principal arma contra estas graves complicaciones ya que hay que tener en cuenta que cerca del 80% de todas las discapacidades visuales se pueden prevenir, tratar e incluso curar. Unos datos que en el caso concreto de la diabetes pueden evitarse o retrasarse mediante formación y educación que permitan al paciente controlar de forma adecuada su patología.

El presidente de FEDE, Andoni Lorenzo, apuesta “por crear conciencia social sobre esta complicación tan habitual y porque la prevención en diabetes sea nuestra prioridad. La falta de formación y de educación en diabetes la certifican cifras como que más del 50% de personas ciegas por diabetes nunca habían acudido al oftalmólogo, cuando lo habitual es que se realicen al menos una revisión al año. Cabe recordar que en el caso de las personas con diabetes el riesgo de ceguera es 10 veces mayor que en una persona sin esta dolencia”.

En este sentido, resulta imprescindible tomar conciencia de que la detección temprana y el tratamiento adecuado pueden prevenir la pérdida de visión y reducir el impacto de la diabetes tanto en los pacientes como en la sociedad. Desde FEDE se apuesta firmemente por la formación y educación diabetológica no solo a pacientes sino a la población en general, porque el conocimiento llevará, sin duda, a frenar aquellos casos de diabetes evitables y sino a un diagnóstico precoz; cuestión clave para evitar complicaciones tan serias como las vinculadas con la visión. 
Asociate

Próximas Actividades

Sin eventos

Calendario actividades

Julio 2018
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5