siguenos facebook

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha aceptado revisar la presentación del expediente de registro de sotagliflozina de Sanofi para el tratamiento de la diabetes tipo 1.

En el caso de autorizarse, el método, por vía oral, se utilizaría como un complemento al tratamiento con insulina para mejorar el control glucémico en adultos con diabetes de tipo 1. Sotagliflozina, creada en colaboración con Lexicon Pharmaceuticals, Inc. y aún en fase de investigación, es un inhibidor dual de las proteínas de transporte sodio-glucosa 1 y 2 (SGLT-1 y SGLT-2, unas proteínas que influyen en el modo en que el intestino y los riñones procesan la glucosa.

“A pesar de los recientes avances, los obstáculos que presenta el manejo de la diabetes de tipo 1 impiden que muchos pacientes alcancen los objetivos de su tratamiento. Se necesitan tratamientos que puedan utilizarse en combinación con la insulina para ayudar a las personas con diabetes de tipo 1 a controlar mejor su glucemia. Sotagliflozina es el primer inhibidor dual de SGLT-1 y SGLT-2 cuyo expediente de registro ha sido aceptado para revisión en Europa”, ha afirmado en una nota de prensa Sanofi.

La compañía confirma desear trabajar con la EMA "mediante el proceso de revisión con el objetivo de poder llevar este posible tratamiento a los pacientes”.

La solicitud de autorización de comercialización presentada a la EMA se basa en los datos del programa de ensayos clínicos inTandem, que consiste en tres ensayos clínicos fase III que evalúan la seguridad y la eficacia de sotagliflozina en aproximadamente 3.000 adultos con un control insuficiente de la diabetes de tipo 1.

Eli Lilly and Company y Sigilon Therapeutics han anunciado una colaboración a nivel global para el desarrollo de terapias celulares encapsuladas para el potencial tratamiento de los pacientes con diabetes tipo 1. El objetivo del tratamiento celular encapsulado, un área emergente de investigación biofarmacéutica, es liberar el potencial terapéutico de las células para tratar enfermedades graves sin necesidad de inmunosupresión.

De hecho, en la diabetes tipo 1 las células beta pancreáticas son destruidas por el sistema inmune, pudiendo provocar hiperglucemia (altos niveles de azúcar en sangre) y complicaciones a largo plazo si los niveles de glucosa no se controlan de manera efectiva.

Fruto del acuerdo entre ambas entidades, Sigilon creará productos patentados compuestos por células madre pluripotentes inducidas, un tipo de célula madre derivada de células adultas que han sido diseñadas dentro de células beta pancreáticas productoras de insulina diferenciadas y encapsuladas usando la tecnología 'Afibromer' de Sigilon. La finalidad de estos productos es restaurar la producción de insulina durante periodos sostenidos sin desencadenar una reacción inmune.

La investigación que ha llevado al descubrimiento de biomateriales 'Afibromer' ha sido financiada por JDRF International y la Fundación benéfica de Leona M. Helmsley y Harry B. Helmsley y liderada por Daniel Anderson y Robert Langer, del Instituto de Tecnología de Massachusetts y el Hospital de Niños de Boston (Estados Unidos).

Sigilon será responsable de todas las actividades de desarrollo y los costes relacionados con la colaboración hasta la presentación de una nueva solicitud de medicamento en investigación. Tras el envío de la solicitud de medicamento en investigación, Lilly será responsable de todas las actividades y costes de desarrollo clínico y comercialización relacionados con la colaboración.

A pertir de ahora las personas con diabetes no necesitarán pincharse cada cierto tiempo para saber sus niveles de glucosa y conntralar así su enfermedad. Un equipo de investigadores de la Universidad de Bath (Reino Unido), han diseñado un parche adhesivo, que puede medir los niveles de glucosa a través de la piel sin punción. El estudio se publica hoy en «Nature Nanotechnology».

La diabetes tipo 2 es una enfermedad causada por la incapacidad del organismo de producir cantidades suficientes de insulina o de utilizar esta hormona de una forma ‘adecuada’, lo que provoca que la sangre porte un exceso de glucosa que, a la larga, acaba dañando múltiples órganos de todo el cuerpo. Una enfermedad que padecen cerca de 400 millones de personas en todo el mundo y cuyo riesgo de aparición es mayor en varones que en mujeres.

Gracias a este nuevo parche, que no perfora la piel, muchos de estos millones de personas podrán decir adiós definitivamente a esos molestos pinchazos. El nuevo dispositivo extrae la glucosa del líquido que se encuentra entre las células a través de los folículos capilares, a los que se accede a través de una serie de sensores en miniatura que utilizan una pequeña corriente eléctrica. La glucosa se acumula en pequeños depósitos y se mide. Las lecturas se pueden realizarse cada entre 10 a 15 minutos durante varias horas. Gracias al diseño de la matriz de sensores y depósitos, el parche no requiere calibración con una muestra de sangre, lo que significa que los análisis de sangre con pinchazo en el dedo son innecesarios.

Para el investigador Richard Guy se trata de un casi adiós a los pinchazos con agujas para controlar el azúcar en sangre, «algo que hasta ahora había sido difícil de lograr». El dispositivo desarrollado en Bath. apunta, «es una contribución esencial en la lucha por combatir la incidencia mundial cada vez mayor de diabetes».

Una vez establecida la prueba de concepto, los investigadores esperan que su invento se convierta en un sensor portátil de bajo coste que envíe mediciones de glucosa periódicas y clínicamente relevantes al teléfono del usuario de forma inalámbrica, alertándole cuando sea necesario que tome medidas.

Los expertos afirman que disponer de una vía efectiva y no invasiva de monitorizar la glucosa en sangre podría ayudar tanto a los diabéticos, como a aquellos en riesgo de desarrollar diabetes, a tomar las decisiones correctas para controlar bien la enfermedad o reducir el riesgo de desarrollarla.

Fuente: ABC.es

El jefe del servicio de endocrinología del Hospital Clínic de Barcelona, Ignacio Conget, ha asegurado que el llamado páncreas artificial, un sistema que regula automáticamente el nivel de glucosa, permitirá controlar totalmente la diabetes sin necesidad de intervenir al paciente en un plazo de tres años.

El testimonio de este experto es uno de los que se han podido escuchar en la quinta edición del Diabetes Experience Day, un evento que ha reunido en Barcelona a unas 1.500 personas, según ha informado la organización en un comunicado.

Conget ha precisado que actualmente se está tratando de desarrollar un páncreas artificial capaz de controlar automáticamente el nivel de glucosa mediante algoritmos automáticos, todo ello sin que se tenga que operar al paciente.

También durante esta jornada, que se ha celebrado en el Palacio de Congresos de Montjuïc, ha intervenido el investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem) Joan Marc Servitja, que ha dado a conocer una reciente investigación que ha descubierto una molécula implicada en la disfunción de las células productoras de insulina.

La diabetes afecta en España a unos 6 millones de personas, causa unas 25.000 muertes al año y está detrás de 7 de cada 10 amputaciones no traumáticas de las extremidades inferiores.

La hipoglucemia desapercibida es otra de las patologías que se han tratado en la jornada, ya que una de cada cinco personas con diabetes tipo 1 no es capaz de detectar un bajón de azúcar en sangre cuando la está sufriendo.

El Diabetes Experience Day ha reunido tanto a pacientes con diabetes, a colectivos relacionados con esta enfermedad y a profesionales del ámbito sanitario expertos en ella, y cuenta con el apoyo de la Sociedad Española de Diabetes y de la Federación Española de Diabetes.

Agencia EFE

Un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem) y la Universidad Complutense de Madrid ha descrito un mecanismo por el cual se puede bloquear el desarrollo de la obesidad.

Publicado en el Journal of Nutritional Biochemistry, concluye que las dietas altas en grasa alteran la regulación de la proteína PASK y su bloqueo podría frenar la obesidad. La investigadora Elvira Álvarez explica que, gracias a estudios en ratones, “hemos evidenciado que éstos no solo no desarrollan obesidad sino que tienen mejorada la respuesta a la insulina cuando se les somete a dietas altas en grasas”.


La proteína PASK podría ser clave en la adaptación a los estados de ayuno y alimentación. La regulación de las vías metabólicas (gluconeogénesis, lipogénesis, etc.) que responden al ayuno y alimentación de una forma normal y que son necesarias para mantener la homeostasis de glucosa y lípidos, se ven alterados con la dieta alta en grasa y ello puede contribuir al desarrollo de la obesidad y patologías asociadas como la diabetes, entre otras.

Sin embargo, el bloqueo de la proteína PASK hace que se restablezca la respuesta normal de estas vías metabólicas en condiciones de ayuno/alimentación y no se desarrolle hiperglucemia ni resistencia a la insulina y, asimismo, disminuye la acumulación de lípidos en el hígado.

Los investigadores responsables de estos resultados, del Ciberdem, de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense y del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico San Carlos (Idissc), concluyen que “el bloqueo de esta proteína es de alto interés en el control del desarrollo de la obesidad y de las alteraciones metabólicas asociadas por dietas de alto contenido graso”.

 

Fuente: Redacción Médica

Asociate

Próximas Actividades

Sin eventos

Calendario actividades

Julio 2018
L M X J V S D
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5